Blogia
tannhauser

SEMILLAS DE TINIEBLA

<strong>SEMILLAS DE TINIEBLA</strong> NOSFERATU, EINE SIMPHONIE DES GRAUENS, 1922
Friedrich Wilhelm Murnau

Cual río de de aguas negras que tiende natural a un estuario de sombras, se alza desde la negrura la garra muerta en pos del corazón atrapado, allá indefenso en la penumbra quieta; ahíto de maligno embrujo, ardiente de roja pulsión, terso de dulce caricia. Y los dedos engarfiados del no-vivo aprietan su aliento, devoran su sangre, negocian su alma en un desesperado intento por saciar un hambre preternatural e inagotable cuyas raíces arden en fuegos divinos. Y sus linfas rotas germinan de cieno las blancas entrañas, y sus tactos de hiena laceran las pieles níveas, y su beso de muerte marchita el sexo núbil. Y en el éxtasis él vive, una vez más. Y en el éxtasis ella muere de placer terrible. Y en la atemporal e imposible textura de unos blancos y unos negros, unos grises que jamás fueron y jamás pudieron dejar de ser, muerte y vida, sangre e infernal ascua fueron Uno y Todo y Desafío inabarcable de almas pecadoras... luz inmortal y maldita abismada en sueños...

© JIP
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

JIP -

En efecto, esa es la escena con magia en los ojos de la que hablo... ¡y hay tantas igual de potentes en toda la película!...

JQ -

Y qué fantástica escena cuando la sombra de la mano del no-muerto aprieta el corazón de la joven. Sublime.

JIP -

gracias Bango... ya sabes... imágenes inmortales para pupilas mortales, y entretanto sueño antes del Sueño...

a ver si volvemos a vernos pronto!

J. P. Bango -

Palabras mayores para imágenes inmortales.

Magnífico post! Un saludo, aún renqueante.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres