Blogia
tannhauser

LAS FELONÍAS DE ULISES

- ¡Oh, Verdad, tu destino me apena! Has muerto antes que yo.
Palamedes de Eubea en las playas de Troya, antes de ser ejecutado...

Palamedes de Eubea, el injustamente ajusticiado


Estás fueron las últimas palabras de Palamedes antes de ser ajusticiado por crímenes que no había cometido. Según Robert Graves las aventuras y desventuras que de Ulises se narran en la Odisea de Homero son consecuencia del castigo que los dioses infligieron al rey de Ítaca por sus felonías y conjuras durante el asedio de Troya. A decir verdad, si hemos de creer a Graves, alejándonos bastante por tanto de las caracterizaciones clásicas que la cultura nos ha ido mostrando, Ulises debió ser un tipo sagaz e inteligente, pero también un hábil intrigante y un terrible conspirador, también algo cobarde... un pedazo de cabrón, en suma, que tan malo era tenerlo de amigo como de enemigo. De entre todas sus malas artes durante la larga campaña de Troya la más vil y rastrera, así como la que más repercusión tendría a la postre, fue su traición a Palamedes de Eubea. Envidioso del talento y las brillantes invenciones e ideas del Príncipe de Eubea, Ulises terminó por quedar en ridículo por su culpa ante las huestes griegas, tras lo cual decidió vengarse, y a través de medidas y siniestras artimañas e intrigas terminó por demostrar que Palamedes se había dejado comprar por los troyanos traicionando así a los suyos. Todas sus acusaciones eran inciertas pero aún así Palamedes -y con él la Verdad- fue condenado a morir apedreado y Ulises, ufano, llevó a buen puerto se terrible mezquindad.

Palamedes simboliza la muerte injustificada por excelencia y sus últimas palabras han sido desde entonces reformuladas hasta la saciedad, explícita o implícitamente, día a día, y hasta hoy... y aún han de volver a serlo, cada día por venir, mientras existan hombres.

Ulises... se te cayó la nariz de puro mentiroso...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

JIP -

En efecto... Ulises era al mismo tiempo un tipo sagaz e inteligente y una mala bestia traidora, según el momento... un hombre en definitiva...

Los mitos no son maniqueos, son nuestras interpretaciones histórico-culturales las que lo son... y si no recordad "Ulises 31"... ;)

un saludo

Pedro -

Lo bueno de los mitos griegos es que prodigiosamente prescinden del maniqueísmo. Sus personajes son muy complejos. Hay quien dice que la victoria del logos frente al mythos es un logro humano. A veces lo dudo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres