Blogia
tannhauser

LA LENGUA DEL PENSAMIENTO

"Ya la más mínima obra de arte, un boceto a lápiz de seis trazos o un poema de cuatro versos, ataca ciega e intrépida lo imposible, va por el Todo, ¡quiere encerrar el caos en la cáscara de nuez!"

Herman Hesse
Eigensinn

Hermann Hesse, el Lobo Estepáreo


Supongo que a cualquiera que se haya enfrentado a una página, un lienzo, una partitura en blanco, le ha ocurrido alguna vez. En su cabeza el relato, la pintura, la melodía o incluso la fotografía y la viñeta son siempre perfectas, simbiosis de su talento creador y las sombras multiformes de la imaginación. Por eso quizá la posterior traslación al mundo físico y material se le antoja tan sumamente difícil, y tantas veces decepcionante, seguramente porque nuestra mente tan compleja, rica en matices, caótica pero a la vez ordenada, es en sí un TODO inaprensible para el mundo físico, apenas traducible al materialista lenguaje de la realidad. Por eso también, quizá, cada obra de arte, pequeña o grande, que los hombres alumbran al mundo es, a la vez, un paradójico engendro; pálido reflejo de una magia, un brillo mental incognoscible, pero también el irrepetible y magnificente relampagueo en la tierra de la anónima divinidad de los hombres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

JIP -

Bienvebido a este club, Charlie, en el que sospecho que no somos precisamente pocos...

un saludo

El Charlie -

Tienes razón. A veces no sé si el mundo real es el de mi mente o el físico. En mi caso me enfrentó a la página vacía(de texto, de diseño, de dibujo...). Todo es genial en mi cabeza, pero luego nunca (o casi nunca) acabo de estar plenamente satisfecho con lo que veo...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres