Blogia
tannhauser

Versos Maños

A vueltas con Zaragoza confesaré que uno de los momentos más gratos que estoy dispuesto a confesar aquí fue el encontrarme su Paseo de la Independencia rebosando poesía, así, como suena, quiero decir, tal como se lee... Versos aquí y allá, llenando los arcos del paseo, inundando sus aceras, rimas e imágenes y palabras resbalándote por la cabeza y hombros si es que estabas dispuesto a alzar la mirada; dejarte encantar. Se trataba de "Con la Voz y la Palabra. Poesía en la Calle". ¿Alguno se imagina una iniciativa así en una ciudad gobernada por la derecha?... Eso mismo, yo tampoco. En fin.

 

Os traje un par de poemas directamente de aquel Paseo de la Independencia, los dos que más me calaron:

 

"Cuando hayan transcurrido mil años,

acaso sólo seamos la fecha desnuda

que limita la aventura de la vida

y el nombre de una hermosa ciudad

que recorrimos con asombro"

                                                                                                             José Luis Rodríguez García

 

"La muerte, lo sabéis, es el más largo viaje

y lo hacemos tendidos en el suelo, quietamenete tendidos,

mientras la luz se alarga dorando lo distante"

                                                                                                      Manuel Pinillos

 

Si la muerte es como el resplandor helado y alejándose de una vela en nuestro viaje tendido a la nada, si es como la memoria de una ciudad verde que tiempo atrás acogió parte de nuestros contados júbilos, entonces la vida debe ser La Llama: una débil a la vez que furiosa llama, ardiendo y crepitando, derrochándose junto al lecho de un enorme río, consumiéndose frente a las puertas de una anciana catedral, escanciándose segundo a segundo bajo la sombra de unos jardines viejos y sabios; ese fuego moribundo en cuanto naciente, y por eso mismo tremebundo, indestructible... ni en lo vivo ni en lo inerte...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Javi -

Ninguno pedimos nacer pero muchos sí podemos, o podremos, llegar a querer morir; lo traumático no es morir, no... lo verdaderamente traumático es vivir...

Un saludo, imagina.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

imagina -

“…entonces la vida debe ser La Llama”; hace muchos años vi una película, en la que al protagonista, la muerte le lleva a una estancia inmensa, en la que crepitan millones de velas, y le enfrenta con la que representa su vida, de la vela sólo queda un cabo pequeño, donde la llama tiene verdaderas dificultades para mantenerse encendida. No recuerdo nada más de la película, pero esta escena me quedo grabada.
Representes como representes la muerte, sea una llama, “una débil a la vez que furiosa llama,” o “el más largo viaje”, es la acción “vital”, junto con el nacer, que todos realizaremos en algún momento, y debería ser más conocida, menos traumática.
Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres