Blogia
tannhauser

Verdades Más, verdades menos (Contra TannHäuser desde TannHäuser)


Imaginando la fauna del Infierno: ¿Los psicólogos? Bueno, los psiquiatras, esos sí lo tengo claro, van todos al más almohadillado de los infiernos, atados de manos y de pies, y de bocas, y sin una puñetera estilográfica cerca por si les tentara de nuevo eso fácil de recetar pastillitas de colores a mansalva. Pero los psicólogos, pues eso,  que ésos tienen sus matices. Quiero decir que también deberían arder, lo que no tengo todavía claro es dónde y por cuánto, y con qué especie de hilarante llama. Más que nada porque son unos utopistas descacharrantes. Conocer los entresijos de la mente, sus intestinidades, oliequearle la ropa interior a las circunvoluciones, lamerle las rebabas a las neuronas. ¿Cabe mayor osadía? Que ardan, que ardan bien lento, hasta lo churruscadito. Yo estuve a punto de acabar allí, de intentarlo, de ser uno de ellos, pero me detuve a tiempo; escogí la senda del perdedor. Conque arded, arded malditos... ¿Qué más? Ingenieros. Je. Lo dejan a uno tiritando y tableteando dientes con su jerga. Porque los números son muy fríos, helados, petrificadores. Por lo menos a mí me dejan de piedra. No es para menos, con todo lo que manejan a su pies. Ya sabéis aquello que dijo el malos pelos canoso, el tal Einstein: "Dios no juega a los dados". No tiene tiempo, ni sentido del humor. Es un amargado, más o menos igual de agrio que la mayoría de adoradores del número que he tenido el "agusto" de conocer. No saben reír, no se entusiasman, y por eso mismo tampoco lloran. Sólo los números les ponen cachondos, y los números, qué quieres que te diga, tal y como yo los veo, no tienen nada, pero que nada de libido. Aunque a lo mejor es simplemente que  yo llevo gafas, un problema de "ceguera"... Pero está bien; a ellos todo esto no les sirve, quiero decir el arte, las palabras. No pueden calcular qué estoy a punto de escribir ahora mismo, no pueden determinar qué forma y tonalidad adquirirá ese chorretón de pintura en el lienzo... Y eso les jode. Les jode cantidad. Porque en teoría, según "su credo", deberían poder hacerlo, pero no es así. Impotencia. Flaccidez... Entonces te salen con eso de que si hubiera un computador lo suficientemente potente, todo estaría escrito, esto es, calculado. Tu destino, mi destino, el de ellos mismo. ¿Es eso cierto? Si es así no me lo digas, yo quiero seguir aquí, en la senda del perdedor, escupiendo líneas, tecleando odios. Que se joda El Computador. Que se joda Dios. Que se jodan los dos si es que no son el mismo. Así que si no tienen palabras, escritas o leídas, o pinceladas, o violines, o magia en al retina; si no sienten porque quieren tanto y tanto a esos números frígidos, ¿qué hacer? Pues eso, ganar pasta a espuertas. Ser ingeniero, o abogado, o presentador de televisión, o asesor de imagen. Todos juntos y revueltos en los antros del paraíso, pasándoselo pero bien. Aquí y allí, en la vida y en la muerte. Es barato. Tu alma a cambio de la ignorancia eterna, que dicen que siempre se trae a su amiga facilona y ninfómana; una tal Felicidad. Y que conste que quien dice Paraíso, quien dice Jacuzzis y saunas y prostíbulos del Cielo, dice también Sistema, Sociedad... Al fin y al cabo estamos hablando de eso. Venderse o no. Consciente o inconscietemente; ahormarse. Eso es. Obedece, obedece, suma, cuenta, nóminas, nóminas, BMW's, Home Cinema's, Áticos, Champagne y Gloria. Caviar. Vacío. Vacío. El vacío es un camino fácil, al menos en apariencia. Las espinas están del otro lado, mejor no mirar. Los números no tienen espinas, ni aristas, son perfectos, se bastan a sí mismos. Son capaces de chuparse a sí mismos los cojones. No necesitan calculadoras, tampoco calculadores, así que ya sabéis, aquellos que os habés pasado media vida en la facultad de matemáticas: sobráis... Pero la letra hay que parirla, joder si hay que parirla, ¡y lo que cuesta!, y lo que duele la muy hija de perra. Pero ahí está, y los números se la quedan mirando, y no entienden nada. Por una vez en su puñetera y ubicua y eterna existencia son ellos los que no comprenden. Se quedan como monos de experimento, mirando los huecos; el cuadrado, la estrella, el círculo... y justo al lado, las figuras de madera y colores; el cuadrado, la estrella, el círculo... Se rascan la calvorota... Rasc, rasc... ¡Y aun así no son capaces de encajar cada figura en su lugar! Mierda cagada por mierda, fijo que lo piensan, los números divinos, que no saben de dados, allí, allí justo, arriba, donde tampoco saben de palabras, ni de pinceladas... Siguen sin entender nada. ¿Es duro vivir con el absurdo, no? Pues jodeos, jodeos bien... A los de aquí abajo tampoco nos encaja nada y aun así seguimos, persistimos en aliento cada maldito día... A mí no me da la gana de encajar, y es ahí donde está la madre del cordero. Está en tus manos. Así que un día decides; los números o las espinas, es decir, pasarlas putas. Yo decidí lo segundo. ¿Habéis leído a Sacher-Masoch? Dejadlo, es igual... La cosa está en que las oigo, las voces, y no sólo porque esté como una cabra, no, están ahí. Es la Sociedad, el Sistema, intentando patearme. ¿Qué haces con 28 años así? Dónde están tu mujer, y tus hijos, y tus dos utilitarios, y tu casa en el campo, y tu apartamento en la capital, y tus hipotecas a tres o cuatro vidas? ¿A qué esperas para empezar a trepar? ¿Por qué no consumes?, ¿por qué no ves la televisión?, ¿por qué carajo te haces tantas puñeteras preguntas?... ¡¿Y esos libros?! ¡¿Qué encuentras en tanto jodido libraco mugriento?!... ¡Niño malo, niño malo!... Debes aprender, corregirte, déjate guiar hacia el recto camino, déjame a mí, deja que te abra mis tiernos labiosss... Empieza por tragarte esto, te sentirás mejor, esta pildorita... roja no, ¡por Dios!, para eso ya estaba Keanu Reeves. ¿O era la azul?... Tanto da. Así que yo chirrío, soy una tuerca chirriente en el sistema, un engranaje defectuoso, y cuando el sistema no funciona se ajusta a sí mismo a base de cuchillo y guadaña. Pero yo estaré atento, estaré esperando, y alguno me llevaré por delante. Sí señor. Por eso no me extraña nada que esta voz que desde aquí habla queme tanto, o haga incluso nacer rencores; venir hasta aquí y toparse siempre con la misma mierda revuelvetripas. Pues imaginad lo que es vivir aquí, dentro de esta cabeza... Así que tal vez mejor la tibieza, las aguas calmas y tranquilas de la ataraxia y la desconexión, ¿no? Mejor eso que este constante brutal resquemor. O incluso mejor el frío, ¿no?  El frío de los frígidos números que jamás se equivocan, cuya Verdad es siempre VERDAD, siempre en mayúsculas, porque ellos no chirrían, fluyen silenciosos y automáticos, sin vida, y en silencio. Y cuando el silencio domina el oído se hace innecesario, y también el par de ojos para llorar, y por supuesto la boca para gritar. Órganos vacuos para sentidos muertos. La palabra en cambio chirría, y hace un ruido que te cagas, y hace tiritar las estrellas lejanas con su mágica destructora fuerza. Y una vez las has vomitado todas ya diste lo mejor de ti, al espacio, lo insondable, la eternidad. Y a partir de ahí ya no vales gran cosa, puedes irte tranquilo. Hiciste lo que viniste a hacer. Otro muchos no lo hicieron, pero tendrán jacuzzis, eso sí. Tú tendrás llamas, pero tu Llama, la llama que surgió de tus manos, tu boca, tu entero corazón luchando y sufriendo y destrozando los engranajes del sistema no se apagará contigo, perdurará, le quemará el culo a esos números fríos y cabrones... Os lo garantizo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

katakrek -

Ya te lo he dicho muchas veces, te equivicas en esto amigo. Y tu error radica en no entender mi esencia. A saber ( y por alusiones) ser ingeniero, o sexador de pollos, no es la meta, sino el medio por el cual llegar a realizarme de diferentes maneras. Es como tener un destornillador para poderse construir una estantería donde guardar a Borges a buen recaudo. No confundas nunca (por lo menos en mi caso) mi trabajo con mi identidad. En mi trabajo gano dinero, en mi vida conozco a gente como tú. Y por supuesto, ya sabes bién qué es lo que más valoro.

woswis -

Tu personaje esta cada vez más trabajado. Sólo espero que no acabe tragándote del todo. Equilibrio hasta cuando se está desbocado amigo. Por cierto, tengo los dibujos de Sherlok Holmes en dvd, por si quieres verlos...

Chuflo -

jaja, otro acabao de la vida
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres