Blogia
tannhauser

¿Mi patria?; el 2019...

He tenido que esperar 29 años, es decir, toda mi vida, para poder ver Blade Runner en pantalla grande, así que en cierto modo, dentro de mi particular escala de valores, ya he hecho el equivalente a plantar un árbol, o casarme para luego divorciarme, o tener un hijo y llamarlo Bernardito. O hacerme junto a Raúl González Blanco la foto de rigor que tener enmarcada en el centro del salón hasta los restos. Todavía no me puedo morir en paz, que se dice, pero ando más cerca...

A las cuatro de la madrugada me metí en el sobre tras llegar de Sitges, y a las siete ya estaba en pie, el tajo es lo que manda por muchas naves que hayas visto arder más allá de Orión... Una cara de muerto viviente durante todo el día que para qué os cuento. Pero sarna con gusto no pica, y es verdad. Menudo espectáculo. Y no me estoy refiriendo a la película. Quiero decir el Auditorio Meliá, lleno hasta las trancas, sabéis, y nadie dijo ni mú durante toda la proyección. Apenas un par o tres de toses, estornudos, aclaramientos de garganta los justos, y un pobre infeliz que se levantó a hechar un meo porque ya no debía aguantar más. A ver Blade Runner si viene cagao y meao de casa, coño, parece mentira...

Un público entregado, qué duda cabe.

 

 

 

 

 

Por otro lado, hoy es un día señalado, ¿habéis salido ya a la calle atados a la banderita de marras? Sois españoles de raza o bien sois caterva de la peor, decidme... Me estoy partiendo el culo a base de bien con tanto payaso desatado, la verdad. Hacía tiempo que la cosa no estaba tan entretenida. Yo creo que entre los responsables del vídeo del pijo antimariconas del Lacoste y los que aconsejaron a Rajoy el ridículo del otro día deberían juntarse, en serio; fundar un nuevo partido. Barrería de calle en las elecciones. Yo lo votaría. Imaginad qué legislatura. El despiporre.

En fin, que yo me marcho otra vez a Sitges a ver cine kaspa y kostra y trash, intentar olvidarme por unas horas de tanto idiota suelto, y en el entretanto a ver si se nos rompen  Las Españas de una puta vez y estalla al fin la jodida Segunda Guerra Civil,  se anima un poco el cotarro y entre todos tenemos algo más interesante de qué hablar en lugar de tener que soportar semejantes ostentaciones de congénita gilipollez...

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Javier -

En efecto, Estrellita Mutante, una experiencia para recordar...


Saludos.

Estrellita Mutante -

Allí estaba yo también, y fue la mejor experiencia del festival a pesar de haber visto la peli más de mil veces.

Javier -

La clase política es una prodigiosa máquina perfectamente engrasada de vender aire. Viciado y malsado; tóxico. Hasta que hinchan tanto el globo de la paciencia del pueblo llano -o sus cojones- que termina/n por explotar. Y acto seguido empieza el silbido de los obuses y las balas y todo el mundo se pregunta cómo coño se pudo derivar hasta semejante situación, como si hubiesen llegado a la función con la obra ya comenzada...

Un saludo para los dos.

Samuel -

Aquí también es festivo nacional... cuando me preguntan que qué celebramos en España, les digo que celebramos, entre otras cosas, el día en que Colón los sacó de su inopia de desnudismo, vida salvaje y hedonismo para arrastralos al maravilloso mundo de la civilización capitalista,... agradecidos tendrían que estar coño!

child in time -

Estoy contigo. Cuanto antes pete esto antes la puta raza humana se extinguirá y antes le daremos una oportunidad a la sabia naturaleza, si es que es sabia. De momento a disfrutar queda de lo bueno de este pobre mundo.
Quién me diera estar ahí. Ya nos contarás.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres