Blogia
tannhauser

Gabinete del Dr. Cagalera

Después de casi cuatro años viniendo aquí a descargar el asco ácido del recto de la mente acabo por llegar a la sensación de que el aire está enrarecido, algo se prepara, aunque no sabría definir qué, porque no lo percibo con los sentidos, más bien lo intuyo en al aire, que se arruga como un folio mal garabateado a las peores tres de la madrugada de una semana para olvidar; en el centro del estómago, que se vuelve sobre sí, se amilana, huiría aplastando sus propias piernas si las tuviese, pero es una playa inerme a cinco minutos del tsunami. Sin salida. Esto de los blogs, como el entero mundo en definitiva, desfila ya por la pendiente que conduce directa al abismo de los días de silencio. Muchos somos ya poco más que dinosuarios olisqueando en la brisa nuestra inminente extinción sin saber a ciencia cierta de dónde temer el golpe certero, aferrados a nuestros teclados y pantallas, pedazos de carne cruda y sangrante, saboreando el último bocado, el post final. Muchos que, como yo, nacieron a este mundo de egomanía y endogamia, endofágico como pocas cosas, cuando era nuevo, estaba en pañales, ofrecía un sinfín de posibilidades. Cuando había más lectores que escritores; lectores que a su vez no eran escritores... Aunque estoy siendo voluntariamente incorrecto, claro; lo de "escritores" es del todo gratuito... Los días primeros, cuando los escribientes, los bloggers, eran minoría. Lejanos, jóvenes, perdidos... me estoy refiriendo a los días, por supuesto. Ahora somos demasiados y no hay aire suficiente para todos, ni forraje, ni carne; hemos acabado con la base de la cadena trófica y ya nuestra única vía de escape hacia delante, suicida, es el canibalismo y la carroña. El vicioso círculo de la pescadilla que empezando por la cola se devora completa y tras los dientes masticando dientes no queda nada, sólo ruido. Demasiado ruido. Demasiado eco. Imposible sacar una pepita de originalidad en semejante cenagal de palabras escritas por boca de ganso. Textos copiados de textos refundidos de textos robados de textos directamente excretados de la peor cagalera mental que ha padecido la historia. Junto al DNI, el número de la Seguridad Social, el RH, el escudo y la bandera, el blog: http://yoymireflejoenelespejoelombligodelmundo.blogspot.com... Esto no es la supina libertad que tantos gurús de la cibervía pretendieron vendernos. Antes al contrario, es la esclavitud del absurdo de demasiadas bocas abiertas gritando al unísono. Igual que la posibilidad de escribir algo no implica la necesidad de publicarlo, la posibilidad de que cualesqueira puedan opinar sobre toda maldita cosa no implica la maldita necesidad de tener que escucharlos. Claro que habrá el listo de turno que saliendo al quite suelte lo de que con no leer la mierda, obviarla, ya estás listo. Selección natural y demás papanatadas. Que no obliteran, sin embargo, la mierda, su existencia. Que sigue ahí, como cagada de pájaro, adherida al limpiaparabrisas infinito del ciberespacio, aumentando la entropía de la inopia y la paja intelectualoide. Porque qué suerte de validez se puede aportar al mundo  en general, al del ciberespacio en particular, cuando sólo se ha vivido en y para el extrecho marco del TFT; tal vez alguna pequeña dosis de metarrelaidad virtual, es decir, aire sobre aire, hologramas espasmos del bebé de Kubrick la noche de su albur, nonato y ya cadáver. Novelas sobre el legendario oeste americano escritas desde una estación orbital a partir de un quemado bolsilibro de Zane Grey, recuperado del Holocausto... En resumen, que hay cansancio, hay desengaño, hay miasma y rechazo, arcadas y bascas y retortijones en las articulaciones. Un sinsentido las más de las veces llegar hasta aquí y ponerse a teclear. Total, para qué... Suerte que no he de durar demasiado. Ninguno lo hemos de hacer...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Javier -

Tomo nota.

muy rojo -

curro en librería praga, en granada. Saludos!

Samuel -

Espero que la semana que viene sea mejor que la pasada. Aunque sé de buena tinta que tu no lo esperas.

child in time -

Oye Javi, ¿tienes algo publicado? Me gusta mucho la contundencia de tu prosa

Javier -

Muy Rojo, todavía no me contestó usted en qué librería de estos mundos de dios trabaja... Sabe si necesitan personal???

Child in time, no me voy, no, pero no hace falta escurrirse mucho las meninges para darse cuenta que aquí un servidor está ya pero que muy de vuelta de la blogosfera.


Un saludo peara todos.

child in time -

¿Te vas?

muy rojo -

te vendo lo que quieras de zane grey, para empezar.
y por lo demás, razón llevas.

Me duele la tripa cada vez que me meto en internet, por lo que estoy volviendo a usar una sola mano y a la libretilla pocha. Encima queda original y con personalidad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres