Blogia
tannhauser

Yo soy yo y mi migraña

Pienso que nada hay con mayor capacidad para hermanar a los hombres que la enfermedad. De echo, si todos estuviésemos enfermos y padeciésemos el mismo mal, por primera vez el mundo entero caminaría en el mismo sentido. No cabría mayor cohesión. Probablemente hasta accediésemos a un nivel superior de comuncación, no verbal, por supuesto, una suerte de telepatía en la que una sola mirada, febril y agotada, terminaría por decirnos mucho más del malestar del otro que cualquiera de las combinaciones de palabras que éste pudiese escoger para resumirnos su dolor.

Así por ejemplo, cogiendo algo que -muy a mi pesar- tengo por la mano, ¿cómo explicarle un voraz ataque de migraña a alguien que jamás lo ha padecido? Cómo darle a antender que la migraña te hace aborrecer la humanidad. Describirle el estado en el que te sume, de auténtico despojo, poco menos que a la altura de la ameba. Que no sirves para nada, que sólo existe el dolor, inmisericorde, anulándote para cualquier cosa que no sea pensar una y otra vez, mil veces por segundo, que sigue ahí, el dolor, y que no piensa marcharse hasta haberte machacado por completo. Agarrarte la cabeza con desesperación. Arañar la piel del cráneo con más rabia de la que utilizarías para abatir a un enemigo, cuerpo a cuerpo, en un hipotético campo de batalla. Aguantarte a duras penas las arcadas durante la hora y tres cuartos que dura el viaje en tren para no dejarlo todo perdido de vómito y ganas de acabar de una vez con todo. Que te matarías. Sí. Y no porque seas ningún suicidia. Sólo por el dolor. Que cese, aunque sea para siempre, pero que cesa ya... ¡por dios!, que cese.

Si es que cesa, porque a veces pasa y entonces sí que lo harías, tirarte por el balcón o meter la cabeza en el horno. Abrirte las venas. Despertar después de no sabes cuántas horas de sueño creyendo que lo has conseguido, que ya pasó, al menos por esta vez, y tomar consciencia al par de segundos de que todavía persiste. Tu propia y castigada carne te ata entonces al infierno.

Sólo otro migrañoso puede saber hasta qué punto, como se ciñe la soga del nudo corredizo al cuello sentenciado, se ajustan mis palabras a la realidad.

De todos modos, aquí dejo un pasaje que sin pretenderlo describe este sádico dolor de cabeza mucho mejor que cualquiera de mis frases. Leyéndola no puedo sino tener la seguridad de que Ambrose Bierce fue, al menos en lo que a la migraña respecta, todo un "hermano de armas"...

"Nada podía alejar ya su mirada del pequeño anillo de metal con el interior negro. El dolor de su frente era atroz y no cesaba. Sintió que se hundía en el cerebro más  y más profundamente, hasta que al fin el avance se detuvo ante la viga en que apoyaba la cabeza. Por momentos se hacía insufrible; empezó otra vez, desesperadamente, a golpear la mano herida contra las astillas, para contrarrestar aquel horrible dolor. Parecía latir con una recurrencia lenta, regular, cada pulsación más aguda que la anterior, y a veces gritaba creyendo que sentía la bala fatal. Ya no pensaba en su hogar, en su mujer e hijos, en su país, en la gloria. Su memoria había borrado todo recuerdo. El mundo había muerto, no quedaba un solo vestigio. Aquí, en esta confusión de vigas y tablas, está el único universo. Aquí está la inmortalidad en el tiempo. Cada dolor una vida eterna. Los latidos miden eternidades"

Ambrose Bierce

Cuentos de soldado y civiles

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

danira -

SOY UNAS DE LAS PERSONAS QUE HE SUFRIDO DE MUCHISIMOS ATAQUES MIGRAÑOSOS , HASTA DE NO CORDINAR LAS PALABRAS CUANDO TENGO UNA CRISIS, DESDE LOS DOCE AÑO LO SUFRO EN ESTE MOMENTO TENGO 32 Y ME ES HA SIDO DIFICIL VIVIR CON LA MIGRAÑA PERO ELLA TIENE QUE APRENDER A VIVIR CONMIGO POR QUE SI NO ,NO PODRE DISFRUTAR MI VIDAD ,ESO SI, ME REPRIMO DE ALIMENTOS QUE ME LA PUEDEN PROVOCAR Y VOY RIGUROSAMENTE AL NEUROLOGO PARA QUE ME LA CONTROLE , ACABO DE CULMINAR UNA META DE MI VIDA , ME GRADUE DE MAGISTER EN ORIENTACION DE LA CONDUCTA , Y VARIAS PERSONAS HASTA LA NEUROLOGO ME DECIA QUE ESO ME IBA HA GENERAR MUCHO ESTREES , Y ME PRODUCIA MIGRAÑA PERO NO DESISTI DE LA IDEA Y A PESAR DE TODO SUPERE LOS OBTACULO Y ALCANZE MI METAS. MORALEJA .A PESAR DE LAS DIFICULTADES CUANDO UNO SE PROPONE ALGO Y TIENE FUERZA DE VOLUNTAD UNO ALCANZA SU OBJETIVO.SOLAMENTE HAY QUE TENER FUERZA DE VOLUNTAD Y GANAS DE HACER LAS COSAS

Samuel -

Touché.

Javier -

Tu territorio, el de la birra; e mío, el de la tirria; en el fondo simplemente atacamos la misma mierda desde distintos ángulos, compañero.

Samuel -

Qué te crees tú que no funciona! JA! Si tuvieras la cabeza abotargada a birra, mi terreno, verías como no existe ni la migraña, ni el sida ni Jorge Bucay...

Otro abrazo, más gordo.

Javier -

Samuel, no intentes llevame hacia tu terreno, sabes que no funciona...

Un abrazo, tío.

Samuel -

Bueno... también tenemos nuestros buenos momentos.

Javier -

Bueno, las enefermedades terminan siendo como el culo, como las opiniones, todo el mundo tiene la suya, con el paso de los años más de una, y cada una son en su momento la peor putada que ha parido madre. Hasta que llega el día insoportable que más que ninguna otra cosa somos padecimiento.

Un saludo.

child in time -

Migraña, de siempre me he preguntado de dónde cojones han sacado dicha palabra. No suena a término científico. No sé… cefalitis crónica, por ejemplo. Yo diría que migraña más bien parece una palabra primitiva. Sí, como si vieniera a hablarnos de un dolor de origen ancestral. Algo que se desmigaja entre los sesos hasta hacerse arena. Un rascar de rocas tan sutil que se asemeja más a la punzada de un clavo que a otra cosa. Vete tú a saber. Es como si en ese micromundo celular las neuronas enrabietadas anduvieran a mordiscos entre ellas. Su puta madre. Dios me libre de tal dolencia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres