Blogia
tannhauser

Pues cuando haya Luna Llena ni te cuento...

Últimamente la gente del cine y la farándula la está espichando que es un gusto, Richard Widmark el último del que tengo noticia, que tuvo a bien privarnos de su compañía a los noventa y pocos, lo que es prueba o bien de una paciencia incontestable, o indicio de profundas cataratas en las retinas del sentido común. De todos modos no me sorprende, estamos en primavera y hace más frío que en enero -y además en esta Ciudad Muerta que no ha de arrasar ninguna plaga, ya lo estoy viendo, un vientazo nocturno del copón-: si ya dicen bien quienes refranean aquello de que los viejos cuentan sus años por inviernos, qué de gente no se ha de llevar por delante todo un señor cambio climático.

Aun así no todas van a ser malas noticias, porque los castellanoleyentes ya podemos disfrutar de otro Ballard que echarnos a la muela, lo que siempre debe ser motivo de congratulación y refocilo entre quienes gustamos de las letras posthumanas, los túneles de lavado y los polvos furtivos a toque de claxon y freno de mano. El último Ballard apto para los muchos a quienes Shakespeare nos suena a chino lo editó Minotauro antes de venderse al Gigante Planeta, convirtiéndose, por tanto, en uno más de sus sellos puppet. Cuando sea que los cracks de Valdemar decidan hacer lo mismo -por dios, seguid resistiendo- boto a bríos que yo me hago el sepuku abriendo las compuertas de Vandellós.

Perro Aullador, que me lee por las noches en la soledad de su cubil sin ventanas, me escribe que cualquier día de estos que me pille por las Barcelonas me va a comentar ciertas cosas, y yo casi estoy por pensar que me quiere leer la cartilla porque últimamente ando desnortado y como con espumarajos en la boca y más abajo, ultrapasándome de misógino y un pelín también de demagofágico. Yo estoy por contestarle que en realidad no es misoginia, que es misantropía declarada y asco del mundo mal digerido, amén del saco escrotal hasta el borde de babas, que también influye lo suyo. Que puestos a cargar las palabras con el dardo de la rabia mejor apuntar a las gachises, que al fin y al cabo -casi- siempre están de mejor ver.

Por la tarde me encuentro con Puto Gordo y no lo reconozco, no sólo porque ha perdido diez o más quilos, también por el abrigo y la camisa y las pintas de ir prosperando en su particular escalada hacia un Patrick Bateman adicto a la careta de cerdo. Yo en cambio voy con la misma facha de hace diez años, mochila al hombro llena de libros y ropas de arrastrado. Tomamos un café y hablamos de cosas ni normales que hacen que tres o cuatro tiñalpas se giren buscádonos las doce con ánimos de messerschmitt. Luego le llaman por teléfono. Y el muy cabrón se pone a falar brasileiro talmente como si lo hubiesen parido en mitad de un sambódromo. Mientras lo escucho a medio camino entre la admiración y el alucine empiezo a preguntarme en qué insospechado momento cogí es desvío a este lado equivocado de las vías... Sí, ya sé lo que me dirías si tú fueses yo: "pero es que tú escogiste la trinchera, compañero"... Qué duda cabe. Eso lo tengo claro. Por eso yo moriré de una úlcera sangrante 20 o 30 años antes que tú...

Luego mira la hora en un reloj que no muestra ningún número, ni siquiera esfera, sólo lucecillas  de colores y cuadrículas en plan Tron: sencillamente parace lo que sería KITT si en lugar de coche fantástico lo hubiesen diseñado prueba de embarazo... El tipo de reloj pedante, geek y ronchahuevos que se compra un ingeniero para demostrar la superioridad matemático-intelectual del hemisferio izquierdo de su cerebro, y del cual el hemisferio derecho de mi cerebro y yo, ambos de letras -y pese a todo tus amigos, Gordo-, nos encargamos de hacer el oportuno escarnio público...

Y no me vengas con que no te lo avisé.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

Javier -

¿Viste? Para que luego me trates de asocial...

Ante la inminencia del Armagedón, Hombre Pustulario, yo invertiría en trampas para conejos y latas de Ravioli importadas de Escandinavia.

katakrek -

Perfecto... ¡Si hasta es animado! Te lo curras demasiao tio.

Hombre Pustulario -

¿También Force Fiesta vosotros? Es una señal inequívoca del advenimiento del Apocalipsis. Arrepiéntanse o hagan como yo e inviertan en armas y alimentos en conserva.

Javier -

Que estás podrido es una certeza que nunca hemos puesto en duda, creéme, aunque tus motivos y los nuestros diverjan sustancialmente.

Yo ya no necesito reloj, tío, me guío por los ronroneos estomacales periféricos.

Actualizada la foto, ahora todos pueden ver en qué perversiones geek te gastas los cuartos. Como diría Lynch: "ése es el reloj".

Abrazo, coño.

katakrek -

Por cierto... si quieres la foto:

http://www.tokyoflash.com/en/

Es modelo Geomesh,... y cuesta 16.900 yenes desos que les gusta tanto a los japos...

A los pieses de sus señoras.

Puto Gordo -

Cabroneeeeeees...

Y sí, bateman,... vosotros sabéis que por mucho abrigo largo y pintas de yuppie cabrón, sigo estando igual de podrido que vosotros...

Y reconócelo, te morías de envidia mirando el reloj,... hasta se te redondeó un poco más ese bien proporcionado craneo tuyo... Muhahahahaaaa

Y también, me avisaste, pero cuando te conocí, y me seguiste avisando mientras te conocía mejor... Por eso sabía que te ibas a partir la caja antes de enseñártelo.

Y sí, le hablo a mi reloj, por las noches, mientras me toco... Pero... ¿acaso esperabas algo mejor de alguien que cree que Ichi the Killer es lo más y que llora con las Ruinas Circulares de Borges? Ibas listo...

Abraço brasileiro pra você, seu safado!

Javier -

Yume, lástima que no haya encontrado la foto exacta del reloj en cuestión, porque es mucho peor de lo que imagina. El de la foto parece de verdad, el de Puto Gordo parecía directamente extraído de un Phoskitos.

Wos, tú fuiste testigo, das fe de que le avisé y él no opuso argumento alguno en contra...

Wos -

"Por la tarde me encuentro con Puto Gordo y no lo reconozco, no sólo porque ha perdido diez o más quilos, también por el abrigo y la camisa y las pintas de ir prosperando en su particular escalada hacia un Patrick Bateman adicto a la careta de cerdo"

Juuuuuuuuuaaaaaaas juas juas, lo has clavao colega!

yume -

Pues sepa que igual ha hecho feliz al señor puto gordo al hablar de su reloj. Seguramente hacía tiempo que nadie le daba el placer de dicha vanidad.

Javier -

Jack Burton fue el hombre que nunca padeció del estómago, no sólo por el mírico "pero qué pasa...", también porque siempre se las apañó para llegar a todas las hostias cuando éstas ya habían terminado y, cómo no, por saber decile que no al coño de Kim Kattral. Ahí es nada.

estifen quinj -

¿Sabes lo que suele decir Jack Burton en un momento como este?
Pero qué pasa...

child in time -

Sólo un inciso. Lá úlcera sangrante no es lo que te hará morir veinte o treinta años antes sino después. Yo hasta diría que uno nace con ella y para ella.

Javier -

Adjunto con clip a mis circunvoluciones su receta, Cuvric, para alivio sintomático de la punta gorda de la acedía del alma.

¿Ford Fiesta? ¿Cómo lo supo? Usted y sus "ays wad shat" tienen poderes, no me venga con milongas...

Por otro lado, a mí ya no me dejan entrar en una autopista ni pagando, macho.

cuvric -

Para alivio sintomático (sólo sintomático) de la acidez puta y gorda, hágase una tortilla de bilis y recurra al manido -pero siempre eficaz- puterío fino, que siempre ofrece múltiples variantes e interpretaciones "netamente" personales.
Sí, algunos no nos damos cuenta del momento exacto en que dejamos la autovía para coger la comarcal; no obstante, y una vez aquí, pongamos a toda hostia el acedecista "Highway to Hell" en el radioca del forfiesta y dirijámonos con cierto orgullo a abrazar cariñosamente nuestro adocenamiento estalentao.
O no.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres