Blogia
tannhauser

¿Misterioso Intervalo de Silencio?

Esto del ciberlugar y la blogomasa es un dislate y una tierra de nadie, como la puta vida esta pero sin pagar impuesto de publicación, al menos por el momento. Unos entran, otros salen y otros pocos dicen sabéis qué: yo me las piro. Día de vergas a media hasta y tetillas rescolgando como lágrimas en la lluvia... Se nos va el Lardín. Que es muchas cosas además de anacoreta, de imbécil y desnudo, de tótem follarín de la letra jachonda y dislocada. Y hablo presente porque sé que pequeños grandes cabrones como usted sólo dejan de joder la marrana en un sitio para ir a joderla más aún a otro lado. En eso confío. Más le vale. Pero ahora nos deja en bragas, mamón, y encima sin un exquisito cadáver que paladear, el de sus escritas exequias. Sí, ya lo sé. Los que no leyeron mientras estuvo aierto el tenderete que se jodan. La carne es la carne, abril es abril, y esto continuará siendo la descojonación siga o no estrujándose la mandinga y la meninge y volcando aquí la lefa mental subsiguiente. Los replicantes, Batty y compañía, lo sabe, menuda panda de ingenuos santurcios, tanta cháchara con el es duro vivir con miedo y tanto lloriqueo, cuando lo suicida es vivir con uno mismo, mirarse al espejo y saberse la misma cochina cosa a pesar de los inveterados esfuerzos por reinventar. Por eso se marcha. Las orejas al lobo y todo ese rollo. Qué nos vamos a contar. Espero que este misterioso segundo intervalo de silencio sea para bien y que cunda, que usted lo duerma bien, pero no beba demasiado de esos laureles, que ya sabe que ésta es película mala, zetosa y porculera, digna del más zafio Lucio Fulci, y que de aquí no sale de una pieza ni el apuntador. Tampoco el bufón. Conque aplíquese, mendiós!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Javier -

Pepe, el flequillo a lo Anasagasti lo tendría yo difícil aunque quisiera, que no es el caso, pero intentaré seguir perpetrando todo lo bien que la acedía vital me pemita.

Saludo.

pepe montero -

Todo, muy bien perpetrado. El culto a huevo y acatar el estado de derecho, dicen que son secuelas de destete prematuro. Yo, mamón hasta los tres. Vendré por aquí mientras no te peines a lo Anasagasti.

Javier -

Elsinor, acompañémonos mutuamente en el sentimiento por la pérdida hasta que el anacoreta, cual U-boot maldito, emerja a la superficie para sembrar el terror con sus letrajas.

Estoy de acuerdo, Lardín es un cabroncete con bastante más de dos dedos de frente, sólo hay que haberle leído algo o verle la jeta "in situ" para darse cuenta...

Saludos.

elsinor -

como lector pasivo de blogs y eventual comentarista, me siento huerfano con la marcha del cojonudo imbecil y desnudo,
pero hay que respetar, como no, el parentesis en el que nos deja, espero que corto.
yo había leido casi todos los post, pero se agradecía poder regresar de vez en cuando a este reducto blogero que nos recordaba que se puede ser tal cual, un cabroncete con mas de dos dedos de frente.

Javier -

Rubén, no hay de qué, gracias a usted por sus letras -las que fueron y las que han de ser- y lo dicho, no se nos duerma por ahí, que sigue teniendo cantidad de incondicionales, mendiós!

Abrazo!

Rubén -

Eh, Javier, usted es muy majo conmigo. Gracias, gracias por las palabras. He cerrado aquello a caraperro, sin más motivo, porque o se me agotó el formato o me agoté yo, no sé bien. Todo responde al momento en que lo cerré, al instante exacto, así que ya no me acuerdo. A tomar por culo. Pero sí, quizás me pervertía un poco las letras. Escribir un blog está bien para haraganes como yo. Escribes, lo cuelgas y te jodes, pero al menos escribes. Si relees te mueres de pena, porque el 99% parece mierda, y escribes otro post para neutralizar el anterior. Ja. También está ahí la gracia, claro. No sé, eso, que va como va, que es lo que hay y que tal y cual. Fuerte abrazo!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Javier -

Cuvric, Lardín es del todo envidiable, todo y que si nos oyese esto probablemente nos mándase a tomar pol culo, pues no es nada amigo de palmotadas, cruzar los rayos ni tocacojoneces por el estilo.

Érase una vez un hombre a una pústula pegado, lo ingreso en la trinchera porque parece usted de los que dan guerra, y gorda. Necesito de alguien como usted en mi flanco. No me falle, que esto amanaza con ser pero que Stalingrado.

Pústula con Hombre dentro -

Y rebuznos como los míos, el Han Önimo era yo. De tanto olvidar el casco cualquier día me van a volar la cabeza.

Anónimo -

Recién llegado a la trinchera y ya veo que aquí se es tan mortal o más que en cualquier parte.
Más que honrado quedo por el enlace, pospondré los seppukus que hagan falta mientras sigan oyéndose gritos y berridos en este páramo amarillo.

cuvric -

Reconozco que lo he leído poco y mal: a salto de mata y resacoso. Poco puedo decir, pues. Pero sí recuerdo que me despertaba cierta ojeriza envidiosa y replicante en esas esporádicas ocasiones. Habrá que prestarle más atención, dondequiera que vayan a parar sus huesos.

Javier -

Lardín volverá por sus fueros, de eso no le quepa duda.

Danzante -

¡Hola! Precisamente estaba buscando si alguien había reaccionado ante la pérdida...

Es una verdadera pena que el señor Lardín haya cerrado su blog. Esperemos que vuelva algún día...

Un saludo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres