Blogia
tannhauser

De Humo y de Sombra

El sol empieza a decir hasta aquí llegué por hoy, chicos, mañana más de lo mismo. La cafetera en el fuego, haciendo su trabajo, rumoreando café hirviente a lo largo del pasillo. El gato tras la cortina, mirando la calle como petrificado. Y yo aquí, sentado aquí, dándole caña al teclado. Una tarde que avanza y un domingo que declina: el tiempo merendándosenos a todos otro poco. Imaginaos al Tiempo, pero imaginadlo como TIEMPO, así, es decir, como GRAN TIEMPO, es decir, casi así como "¡Pero qué grande eres, TIEMPO, hijolagranperra!": como si después de hacéroslo carne de imagen en el cerebro os entrasen automáticos deseos, e irrefrenables, de musitar "Amén" y bajar la cabeza santigüados. Bueno, ¿ya lo habéis probado? ¿Qué ha sido? ¿Qué pintas tiene? ¿Se parece a vuestro profesor de matemáticas de segundo de algo, siempre suspendiendoos? ¿No? Bueno, el mío me lo he guisado muy anchote e hinchado, como un globo a punto de estallido o un condón que no ha ya de ver jamás la oscuridad tan febricentemente anhelada por su comprador. Como un prestamista pusilánime con bocio. Fuma habanos y más que fumarlos los mastica, también le observas siempre restos de comida en las comisuras de los labios y el aliento le apesta a col recocida. En resumidas cuentas, mi Tiempo es un auténtico podrido. Y siempre tiene hambre, el tío: siendo día sí, día también, esa comezón inexpresable en lo más hondo de nuestro hondo, no sé exactamente dónde pero ahí, en alguna parte, como un cáncer durmiente, pero creciente en tanto duerme, en tanto sueña y anhela que un día por venir acaba conmigo. 

 

"Just Like You Imagined", Nine Inch Nails, 3 minutos 49 segundos. Hoy las letras no salen, no corren, no se avalanzan sobre el blanco como un tigre sobre cazador desde el verde selvático en espesura. Pasa un segundo, se cae, como gránulo de arena al vacío, como ola abortada en la playa, y no pasa nada, nada se renueva, sólo el oxígeno y hasta éste se siente y se respira como aguado y marchito. Y luego otro segundo pasa, y otro gránulo se desovilla en abismo y otra ola se queda en tierra como ballena varada, y vuelve a no pasar nada: pero sí que pasa, ocurre, se desencadenan sigilosos o estruendosos o pavorosos, tal que tren fuera de vía hacia la muerte, tal que garra rapaz iniciando el picado, tal que radiación invisible desbastando desoxiborronucleicos. Un estómago encaja un balazo definitivo; una célula ahíta de locura desborda sú límite convirtiéndose en metástasis; un árbol besa el suelo, silencioso; una boca lame un seno, licuescente; unas manos aferran un cuello, homicidas. Y un segundo después tantas otras infinitas historias, vidas, pálpitos nacen o enmudecen.

 

No hay tirita ni gasa para la llaga de la soledad, se tiene bien aprendido el disfraz de gangrena: te consume poco a poco y sin pausa hasta el tuétano, hasta el esmalte de los dientes, y aun si hubiese en nuestra blanda geografía de carne un algo hecho de diamante también con esa extrema dureza arramblaría. No existe vacuna ni penicilina. La única estrategia para combatir la soledad es hacerte soledad. Como aquí, como ahora, el mejor modo de que los segundos te resbalen como lluvia hombros y espalda abajo, de que no se te metan piel adentro y te oxiden y herrumbren la entraña entera dejándotela como coral seco a poco que pasen un par o tres de grises años.

 

La gata se ha subido a la mesa y observa,  ora mis dedos sobre el teclado moviéndose extraños, ora mi rostro inexpresivo pensando bobadas. Me lo quedo mirando un rato, ella también me mira. No entiende nada, ni lo de los dedos sobre el teclado ni lo de mi rostro atento sobre la pantalla. Debe pensar que estoy loco. "Vivo con un loco demente, sí...", medita mientras me observa escribir todo esto. Pero de todos modos no se preocupa, ella sólo espera su momento; seguramente alberga la esperanza: "Algún día seré lo bastante grande, más que tú, calvo miope de los cojones, y entonces... entences, je... entonces, miau... entonces, te comeré... ya no podrás hacerme más perrerías" Pobre animal, o mejor dicho, bendito animal, sus únicos medios de interactuar con el mundo son las patas y la boca: arañar, palmear, mordisquear. Esa suerte tienen los gatos por un lado, y por ese mismo lado la de cosas que nos perdemos nosotros por no haber inventado todavía un teclado para felinos. Ahora ya la he aburrido, se ha marchado, seguro que ha ido directa al plato de comida, a ver si así acelera el proceso, crece más rápido, y se me puede echar al gaznate antes de fin de año. Pobre ilusa: no sabe que se ha de quedar así de canija toda su vida. Benditos ilusos: todos los que nada saben de sus límites ciertos.

 

Pienso a menudo en estas palabras que Nietzsche dejó escritas en un esbozó de "Así hablo Zaratustra": "Primeros de agosto de 1881 en Sils-María, a 6000 pies sobre el nivel del mar y mucho más alto aún sobre todos los seres humanos". El hombre póstumo clamando ser Dios mientras se preparaba para matar a Dios; casi puedo sentir ya la locura subiéndole a la cabeza desde el fondo del alma, trepando famélica y vigorosa y letal, dentuda y babeante, con tempestivos tintes de jauría, como esos monstruos invisibles que cuando niños se avalanzaban sobre nuestra mano caída a lo oscuro e innombrable de debajo de la cama. ¿Cuánto tarda uno en dejar de ser hombre para pasar a ser locura? ¿Cuántos crudos inviernos necesita la sombra para hacerte suyo?

 

El vidrio azul me devuelve la pupila

en silencios táctiles y tremebundos

sobre un declinar petrificado de almas. 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

azuldeblasto -

Lo he releido y aun me gusta más que el otro día, estás tan efervescente que me sorprendo y todo. ¿Este es Javi el quejumbroso de antes?, pareces un volcán en plena erupción de ideas y energias.
respecto a la locura, no sabri a decirte cual es la frontera porque estoy siempre entre esas dos aguas.

Un saludo.

laveron -

APUNTO 2:
1)La única estrategia para combatir la soledad es hacerte soledad.

2)¿Cuánto tarda uno en dejar de ser hombre para pasar a ser locura? (maldito!!!!!)

y encima...me citas al viejo!
te quiero javi!!!!!
laura
PD: el otro día olvidé decirte que justamente en el libro que te recomendé se cita el poema de Kavafis...vos ves

Javi -

Ella dirá que no que no, pero si ceci me hace balnco de sus dardos es que algo está cambiando en la realidad, aunque me cuidaré mucho de aventurar si para bien...

Woswis, perro antes, qué cojones...

Katakrek, ¿"Más de lo mismo pero siempre diferente"? Eso es algo contradictorio y paradójico, creo que voy a tener que plantearme seriamente renovar mi microcosmos narrativo...

Saludos a todos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

katakrek -

Pues eso, más de tí, más de lo mismo, siempre diferente.
Supongo que la gente que no sabe cuales son sus límites son aquellos que no tienen tiempo para planteárselo. ¡Si vuelves a tener un domingo solitario me avisas a la bvoz de ya!

woswis -

Todo es ir a lo que el tiempo deshace amigo. Y nadie como tú para captar el reflejo de este ámbar que es el discurrir de nuestras horas.
Pd: Miércoles perro, o antes, qué cojones.

laceci -

Hola calvo miope de los cojones!:

Así es como se empieza el autoánimo, reconociendo los propios defectos. No te preocupes porque tanto la calvicie como la miopía tienen solución, hubiera sido más grave que hubieras dicho inútil tonto del culo, ya que de momento trasplantes de cerebro no realizamos.

Ves? tampoco estás tan solo, al final he venido a tomarme un café virtual con el calvo miope de los cojones que destila inteligencia y escribe que te cagas, a pesar de ser un pesimista de la ostia (optimista experimentado) que sabe llegar más allá de la pantalla. (no como otras que sólo saben escribir chorradas insustanciales...)

Buenas tardes de domingo.

fdo: tetuda bocazas crónica.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres