Blogia
tannhauser

Desde dentro

 

Quiero una noche sin sonido,

de amplias honduras, insondables derroteros,

hacer de mí una caída en pozo

y al estrellarme nada,

ni agua saltando,

ni huesos rotos,

ni un sordo gemido;

palpar ese pedazo de negro y mullido bizcocho,

acostarme encima suyo y

que me deje pensar...

Pero hasta las alas muertas de los insectos caducos hacen hoy ruido.

*

Cojo el cuchillo y raspo los bordes tostados

de este coto de umbría sinergia;

engranaje de horas,

pleamar de astros;

remos y ritmos de boga en pos de un rielar matutino

que no me ha de volver a alumbrar.

*

No consigo nada,

la noche sigue sonando,

la siento como hervor,

como prurito,

cual si un desfile pirético y vengador

de recuerdos y poses en aspa,

¡o en áspid!;

venenosos, mordaces, deletéreos,

sierpe mental y viscosa

describiendo ascáridos alfabetos

sobre lo quemado y yermo de mi pensamiento.

*

Se quemó todo,

ardieron el andén ansioso

y la sedienta muralla.

Sombra senil y ceniza de mis amores,

no retengo ya en las yemas ni sus tactos,

en aromas,

ya arruinados.

*

Ciego, perdido en la noche de mi locura,

caigo sin tiempo y sin suelo,

sin remedio;

no habrán agua, huesos, gemido,

al ser esta mi mente una cojera en exceso

escandalosa para tan altas horas de lo vivido.

_____

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Javi -

No hay de qué, Paul, los que hemos escogido la dura senda de la literatura en internet, pocos que somos, debemos apoyarnos lo mejor posible.

Gracias a ti por pasarte y dejar huella. Nos leemos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Paul Kersey -

Muchas gracias por tu comentario en Digging, me alegró doblemente. Por lo dicho, que me resultó alentador, y por lo poco que me comentan.

Gracias por tus versos, se echan en falta más de este tipo entre la podredumbre pseudoartística que puebla la red.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres