Blogia
tannhauser

Por no empolvarte la nariz

Me había terminado la madalena en un abrir y cerrar la bocaza, bien buena, gustosa gustosa, la verdad, y tierna como un beso cerdo en la penumbra de tu portal, ¿recuerdas?... ¿No? Pues yo sí, vaya si recuerdo, menudo lubricente tornillo salivoso, aunque no me extraña tu desmemoria de estos días y los que vendrán, siempre supe que a la larga acabarías saliendo a tu madre, Dios tenga en su seno un buen solar destinado a albergar su ubicuo pandero… Pero quedaban los restos en la mesa, la madalena: unas miguillas rubias, el emboltorio arrugado, para los cochinos, y una pepita de chocolate que se salvó de mis ácidos gástricos, dispersa, en órbita elíptica sobre la taza de café. Pensé en dejarlo allí, aquél montón de posmoderna basura, que lo recogiese el camarero, eterno sísifo aspirante a mileurista, pero me sentía cívico y social como pocas veces. A la postre, con las horas, descubriría que tamaña heterodoxia en mi carácter se estaba debiendo a la fiebre, lo que me tranquilizó no poco, así lo reconocería si es que alguien me preguntara. Tomaría un termalgin, yéndome a la piltra tan contento, previo gozoso paso por la casilla de la Calle Onán, en el solitario monopoly de mis sábanas. Pero antes de eso me acababa de zampar la madalena y tú hacía tiempo que ya no me besabas como si pretendieras opositar a la cátedra Tera Patrick de lascivias y humedales, me sentía, no obstante, filántropo o algo por el estilo, estaba allí, quería hacer algo típico de un hombre de provecho con todos aquellos deshechos postalimentarios, lo que se supone hace todo hijo del vecino de alguien que paga sus impuestos y rellena la casilla de la Santa Sede y esa misma noche deja a la mujer viendo la tele y se va de putas. Busqué una papelera, algo algo por el estilo, un lance aquí sus detritus y olvídese de cualesquiera remordimientos de conciencia, un cubo de fregar aunque fuese, total, a la chacha de la limpieza no le iba a importar, ni iba a notar la diferencia, si es que miraba. No di con nada semejante. Tampoco tenía muchas ganas de ponerme a buscar. Entonces la vi, los vi, una pareja de enamoraduscos del copón, mirándose como se miran los que creen firmemente -hasta se apostarían los piercings- que el universo dejará de escupir entropía para detenerse a contemplar sus bobalicones intercambios de pupilas. Él me importó poco, lo que se dice una mierda, bien le podrían haber reventado la quijada de un equino pollazo allí mismo y a mí me habría dado igual, sólo que esa foto, esa instántanea, ese tremendo aldabonazoo de caballuno colgajo, bien podría valer un par de Pulitzers... Pero ella, uy ella, ay ella, joder con ella, cuidado mucho cuidado con ella; vamos, que no se merecía su linda carita estar componiendo semejante rictus de manierista ñoñería. Más bien todo lo contrario. Empecé primero a especular, poco después a construir lúbricos castillos en el aire según previos y abusivos planos; su escote y mi entrepierna ubicuos protagonistas… ¿Soy o no todo un poeta?... Siguieron así un buen rato el par de tortoletes, hasta que al fin se cansaron y el mostrenco cogió la bandeja con sus respectivos restos de inmundicia y se dirigieron, él y la basura, allá dondequiera que el común de mortales acumula la mierda antes de que otros la inyecten por correo certificado en las raíces profundas de la cadena trófica. Mientras tanto, el chorbo fuera de plano, buscando con nulo éxito una papelera, ella quedó solitaria, descubierta, inerme; mirada perdida en el fondo de algo, con ojitos tristillos de necesitar mucho amor. Suspirante... Regresó él, ella se levantó. Salieron juntitos de la mano, muy felices, espectativos de la vida y sus luces por venir, ingenuos de la hostia -no hay más que ver las ojeras que te agarran por los huevos rozando los ventilargos-... Enternecedor. Pero cometieron el error terrible, vaya que sí, lo pagarían caro, bueno, sobre todo él, sólo él las iba a pasar putas, porque para ella tenía otros planes, no menos turbios, mas no dañinos a corto o medio plazo, quizá un tanto degradantes pero en absoluto dolorosos, que no por nada la civilización nos regaló la vaselina... Lo dicho, que se habían dejado el vaso del café, el de ella, por supuesto. Allí estaba aguardándome, el muy pillo, susurrándome ven aquí, guapo, que la podemos armar gorda, conque antes de que se acercase cualquier camarera chusca y mal pagada con una de esas berrugas en mitad del belfo superior a desbaratármelo todo, me acerqué con sordo sigilo y presta descreción a su mesa, armado además de la más alquimista y swedenborgiana de mis aposturas, y lo hice, sí, lo hice: arrojé mi pepita de chocolate a su culillo de café con leche… Nadie me vio, estoy seguro, y ahora el hechizo ya fue consumado: nena, serás mía… Ahora sí vas a ver.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

15 comentarios

Javier -

Alex, no hace falta que me lo pases, con que me digas en qué libro sale yo ya me busco la vida. A mí sí me aburre, entre otras cosas porqu todavía no ha asumido que tener un gran bocavulario no implica necesariamente tener que uilizarlo hasta la supina pedantería. Pero ha hecho de ésa su marca personal no sé por qué. Creo que se equivocó.

Un saludo.

Alex -

Con gusto te pasaría ese relato pero no lo encuentro. Tampoco pierdes mucho más que tiempo, que no es poca cosa. El minicuento venía a ser muy parecido al tuyo intercambiando el bollo por un libro. Alguien lo calificó de cuento digno para un asistente a un curso de literatura, pero a mí me pareció más. De hecho, de Prada no me aburre, me da igual lo que cuenta, pero no me aburre ni siquiera cuando escribe esas alimenticias columnas en ABC.

Javier -

Que haga lo que me venga en gana... por supuesto, si algo aprendí de ti, desde luego fue eso.

M.A Berrakus -

Que no llegue la sangre al río, bendito.
Buen relato y, ya que empiezo a conocer tus filias, ¿la tiparraca en cuestión tenía las tetinas picudas? Seguro que sí.

child in time -

¡Hostia! Esto se one caliente

MP -

Sí, si que te sigo leyendo y veo que sigues con tu increible e imparable maquia de odiar.
Parece ser que se te olvida que tu también sabes destrozar a la gente y machacarla, no creo ser la única persona que opine eso, y te recuerdo que no sólo tu saliste escaldado.
Escribe lo que te venga en gana ¿me quieres humillar? perfecto, es tu blog, haz lo que te apetezca.

child in time -

Pues yo sí lo hago por ligar, no a ti por su puesto, pero viendo a la de la foto como que me has dado ánimos.

Javier -

Uf, bueno, ya m'he quedau a gusto...

Álex, el señor De Prada empezó de putísima madre con "Las máscaras del héroe", pero luego ha frecuentado terribles compañías, como "el Planeta", "Garci y sus amigos", y sobre todo el "ABC"... así no hay manera.

Tú dices que su prosa no te es especialmente plomiza pero que te duerme. ¿Has probado a leer su artículo dominical en El Semanal? Yo al segundo párrafo ya me ringo, a veces incluso antes. A mí no provoca somnolencia, me provoca cagalera, salgo por patas que es un gusto...

De todos modos, si puedes conseguirla, dame la referencia de ese cuento que mencionas, le echaré un vistazo.

Un saludo, sin JEXEXTENDER's d'esos.

Javier -

Por cierto, ya que hablamos del César, qué tal todo "queridísima" MP, cómo van las cosas, ¿sigues por ahí?, lo dudo bastante, francamente, puesto que ya tienes a tus pies a un nuevo estúpido al que destrozarle la vida...

Uy, se me nota como escocido, ¿no?... pues espera a leerte "retratada" en lo que ando escribiendo... Preferirás no haber aprendido el abecedario...

"Besos" de cartón.

Javier -

Child, cómo se nota que hace relativamente poco que sigues mis desventuras... ¿Acaso queda algún lector que haya estado aquí desde el principio, estos cuatros años?

Ya pasé por eso de ligar por el blog, tío, y me salió el tiro por la culata, me la dejó bien jodida, la junta de la culata y la trócola y el alma toda; todavía no he conseguido recuperarme...

child in time -

Así que haces esto del blog para ligar, no Javi. Como como se pase ella por aquí trataré de quitártela.

lady sisiak -

Paso a saludarte, a indagar y a felicitarte x el blog.

Te rulo blog, va de todo, los que escribimos somos un tanto cutres:
www.comunidad-ezcultura.blogspot.com

y si te da el punto, pásate x el mío

www.ladysisiak.blogspot.com

Alex -

De Prada escribió un relato similar sobre un libro. Tipo curioso, De Prada, sus libros consiguen que el sueño venga a mí (un insomne) a pesar de que su prosa no es especialmente plomiza. Puede que no me interese lo que cuente. Seguro que es eso. Hace poco, una ciberconocida repitió la jugada sustituyendo el libro por otra cosa. El estilo es el que otorga bondades. Alguien, un escritor amateur, describió el relato de de Prada como: "obra digna de un alumno de taller de literatura". Sinceramente, a mí me gustó. Y puede que sea lo único de este tipo que me llegue a gustar.

Pues como tres o cuatro meses sin entrar en tu page, Javi, puede que más. Cosa de la falta de tiempo, enfermedades inoportunas y gilipolleces varias.

Javier -

Jajaja, Child, no te lo tomes a mal, pero... tú crees que si el hechizo surte efecto de verdad me vais a volver a ver por aquí...


Un abrazo. Te escribo en breve.

child in time -

¡Dios! Está para comérsela. Así que aprovechaste para sacerle una foto mientras el maromo buscaba el cubo de la basura. Espero que para cuando surta efecto el hechizo me dejes dar una vuelta.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres