Blogia
tannhauser

Shyamalan me paga royalties

Era mediodía y el cielo amenazaba una de esas lluvias tan frecuentes por estos lares, meliflua y sin arrestos; aquí llueve poco y además sin cojones, por eso la gente tiene la cara que tiene, de ruina obsoleta y naufragio achaparrado, y por eso mismo los frenopáticos, llenos, no dan abasto, como la cola del pollo asado dominical.

Recién salía de la peluquería del Armando, tipo que no tiene un pelo de tonto, calvoteras como yo, pero que a diferencia de este servidor que os habla de retrasado sí tiene un poco, un mucho diría yo, hasta el punto que no sé cómo los hay que osan darle la espalda, a él y a sus tijeras, y encima pagando. Me gusta ir de vez en cuando allí a darle la murga y sacarlo de sus casillas, por ver cómo empieza a temblarle el pulso cuando le llevo la contraria, y una vez llegados a ese punto ya solito me entretengo y paso la mañana la mar de feliz contando los sucesivos trasquilones y tijeretazos en la nuca. Esta vez el asunto trajo polémica. Yo le dije, Armando, ¿ya sabes que C3PO es maricón?... ¡¿Nhguéeee?!... Que sí, moñardón del todo, te lo digo yo, tío, que lo he leído en el último número de la Quo... ¡¿Nhguéeee?!... Y a partir de allí venga, dale, yo que sí, que sí, venga insistir, y el Armando venga "nhgue gno", "¡nhgue ghnoooo!", venga temblor de tijera y subsecuente trasquilón... La suerte que tiene es que soy buena persona, en el fondo, y sólo voy a tocarle la moral martes y jueves, que es cuando vienen a arreglarse el flequillo los locos y aberrados del municipio, se los mandan directo y en régimen de convenio desde la loquería cercana, y así, estando todos en general más pallá que pacá, nadie se queja, todo queda en un quítame allá esos pelos y yo me echo unas risas.

Había dejado al Armando hecho todo una hidra, como digo, gritando a los cuatro vientos con su apenas inteligible articulación marciana que C3PO tiene un señor rabaco del quince que sólo zampa conejo, cuando todos los relojes, hasta los de la cola del pelotón, decían que ya habíamos dejado atrás la una del mediodía. Yo caminaba hacia casa sosegado y a envidiable ritmo cuando de un solar cercano me vinieron ruidos extraños. Era un pedazo de tierra triangular y esquinada, no llegaría a los cuarenta metros cuadrados, metido a la fuerza y sin lubricante entre dos bloques de edificios de cinco plantas. En breve algún constructor sin escrúpulos tenía previsto meter allí sus excavadoras, sus grúas, sus peones y encofradores arrasados, y amasar una morterada de pasta. Todo el perímetro había sido vallado.

Precisamente de allí procedían aquellos ruidos extraños, de detrás de una de las vallas metálicas, que se movía de atrás adelante como una ola, o mejor, como una arcada, una basca de vómito, talmente cual si un alien octavopasajero quisiera romper el costillar de hierro y salir a la calle a manducar transeúntes.

Me fui acercando, despacio. Poco a poco los ruidos innominados se convirtieron en sonidos guturales, después en cacofonías como eslavas o mantras untados en cristalería rota. La valla seguía bailoteando con violencia. Pensé en dos T-1000 forniciando tras la chapa. Me encontraba ya verdaderamente cerca. Entonces lo oí, justo al otro lado: “¡yack!”... ¿? Sí, eso mismo, ¿cómo?... Y acto seguido ¡la mano!, ¡aquella mano sin dueño surgiendo de los negros abismos de la valla!, ¡y luego la cabeza!, ¡la cabefza del dueño de la mano surgiendo de los sucios abismos de la valla! Di un respingo y retrocedí instintivamente. Me miró: “¡eh, tú!”. ¿Eh, yo?... Madre de Dios... Separó las dos secciones de valla e intentó pasar a través del hueco, parecía que iba a quedarse allí encajado hasta los restos. Hacía palanca con los brazos y arrastraba el cuerpo entre las hojas. Se estaba poniendo de un rojo preocupante. Apretados los dientes. Venas infladas en las sienes. La carótida pidiendo la hora: "¡¡¡awñjelrk!!!" Volvió a mirarme inyectado en vértigo. Otro respingo y otros tres pasos cobardes, cargadlos en mi cuenta... Su boca expelía criptogramas laríngeos fuera de toda sazón, sin duda, y eso ya giñaba, pero lo verdaderamente pánico eran sus ojos, que decían locura, gritaban dolor, chillaban enajenación... Al final lo consiguió. Escapó de la trampa: “¡¡¡Yieeehcht!!!”.

Empezó a sacudirse el polvo del traje -porque llevaba traje, oscuro, y con mucha pinta de muy caro-, comprobando si se había hecho algún siete. Zapatos, perneras, sisa, cintura, camisa, mangas, corbata; parecía que no. Todo en su sitio, su justo lugar. Del todo sorprendente. El tipo de tipo que a aquellas horas y en aquel preciso lugar era como un Picasso en la arena de un anfiteatro romano. Singularidad marijuana. Imposible lisérgico. Quimera peyótica. Torcí la mirada para comprobar si andaba doblado. Pero no. El tipo era todo un Kir Dúglas, auténtico Clar Gueibol, un Lincoln Continental del 63, lavado, encerado y listo para arrancar. Tieso y envarado como pértiga de medir onzas de oro negro. Mi sueldo de un año, tan sólo, en uno de sus zapatos.

Me apercibí tarde de que hacía media descripción que no me quitaba ojo de encima, y el que no me miraba parpadeaba como alas de mariposa huyendo de Nabokov... Yo a mí vez me quedé mirándolo y en blanco, reseteado, el culillo prieto. Silencio absoluto. Silencio opaco. Silencio obtuso. El palomo blanco de Blade Runner en vuelo picado, treinta metros por encima, sobre el orondo trasero de una paloma parda en estación de merecer... Y enseguida otra vez el ataque berserker. El Bar Lancaster de los Infiernos contorsiona la cara, encaja los dientes, desgañita los ojos, se gira y se lía a patadas y empellones contra la valla: “Quetequetequetequxrrrshxtriggerfghxxxxjjjj!!!!!!”... Acto seguido se da la vuelta y me señala: “¡Eh tú!, chico... ¡¡¡chicooo!!!, ven aquí anda, ¡échame una mano que estoy haciendo una casa para okupas!!!!”...

Salí de allí cagando leches: ¡Eh, chicooo!, ¡¡¡chicooo!!!, ¡no corras!, ¡ven aquí chicoooo!, ¡ayúdameeee!, ¡una casa para okupaaas, tíoooo!, ¡¡¡Chicooooo!!!, ¡No huyaaaas!... Ecos de golpes, patadones y sacudidas metálicas a mi espalda, más apagados cada segundo... ¡CABRÓOOON!, ¡¡¡CABRÓOOOOON¡¡¡... ¡NO CORRAAAS!... ¡¡¡VUELVEAQuíiiiiii,!!!... ¡¡¡¡hijoodEPUTAAAaaaaaaaaaa!!!!

Esta mañana, cuando he vuelto a pasar por el lugar, sólo un pedazo de tela negra enganchado en la valla y un pequeño charquillo de sangre seca en el suelo daban fe de que las drogas no han tocado mi organismo.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

22 comentarios

Javier -

Ey Danzante, tienes toda la razón, solapas mucho mejor, es lo que tiene el blogoritmo, no da respiro ni margen para el error. Le das a "enviar" y acto seguido ya eres historia.

El otro día estuve viendo un video de Vázquez-Figueroa, así como curiosidad y tal... Era más cansino que Piqueras hasta las cejas de tranquimazín. ¿Sería porque se notaba a la legua que se estaba improvisando el discurso del forro de los innombrables, lo que se dice, palabra por palabra? He aquí un trabajo apto para los sabuesos de Mister Iker Jiménez...

Saludo!

danzante -

¡Ja,ja,ja!, ¡la foto de Vázquez-Figueroa es cojonuda! Yo posaré como el mono que me representa: sonriente, danzante y cantante.

Por cierto, he sustituido "tapas" por "solapas", es más correcto y sonoro. :)

Javier -

Tiene usted toda la razón en su apreciación, Cuvric, si Downey Jr. tiene el sitio que tiene en mi pequeño corazoncito no es gracias a la tontada aquella de "Chaplin", sino a su Hyde supervitamiando e hipermineralizado -ejem-de "Natural Born Killers", puesto que todos sabemos que Robert "no estaba actuando", que él era así, y así hubiese seguido de no ser porque la carne y el hígado sí observan límites...

En cuanto a la Paltrow, no sé, es que no me la acabo de imaginar con una lefada ferruginosa de Stark en la cara por más pelos rojos que le hayan puesto y kilos criare. Yo cuando pienso en vicio y acero -mendióseme lo que le parezca- veo la virginal e inocente mirada de Britanny Murphy, en plano picado -of course...

cuvric -

"De modo que me quedo, sobre todo, con el pepel del Robert Downewy Jr., que siempre me ha caído de puta madre, aun en sus días hardocore"

Supongo que quería decir "siempre me ha caído de puta madre, SOBRE TODO en sus días hardocore"

En cuanto a lo de la Paltrow, estoy de acuerdo con usted, pero creo que se debe más al aumento de kilos de carne en su otrora seco esqueleto lo que la ha puesto tan sumamente apetecible.
Ah, y el ser pelirroja ahora.
Yum.

Javier -

Ey, gracias Miguel por pasarme noticia de eso. Tomo nota y envío un correo para más dudas.

Saludo.

Miguel Ángel Villar Pinto -

Hola, Javier. Soy Miguel Ángel Villar. Me preguntabas a través de un comentario en mi blog acerca de Bubok. Bueno, pues Steven Posner, uno de los socios inversores ha dejado un comentario contestando dudas que se han ido planteado en él, entre ellas las tuyas. Esto es lo que dice: Sí existe la posibilidad de recibir descuentos para pedidos superiores a 25 ejemplares. Si hay interes, sugiero que se pongan en contacto directamente con el equipo de Bubok. Esto lo pueden hacer via la ayuda online de la pagina principal.

Espero que te sirva. De todos modos, te dejo el enlace a mi blog por si quisieras leerlo in situ Susurros al Sol del
atardecer

Javier -

Danzante, lo de la moleskine tiene su gracia, hasta le confieso que me está saliendo un absceso en la sinapsis en modo de absurdo chufflo sólo de darle vueltas.

Me alegra saber, con todo, que sí hubo alguien que esencializó mi hiperplasia como es de ley, esto es, más alegre que contento y amarrado al vaso.

Child, tengo que confesarme poco ducho en universos Marvelianos, para mí los comics de puta madre siempre han sido y serán los de Toutain, así que como adaptación no puedo hablar, pero como película no me pareció ni todo lo buena que muchos críticos están cacareando ni todo lo mala que podría haber sido, que pudo ser mucho, como suele ocurrir con los superhéroes. De modo que me quedo, sobre todo, con el pepel del Robert Downewy Jr., que siempre me ha caído de puta madre, aun en sus días hardocore, y con la Paltrow, que aunque nunca me ha puesto nada nada, estaba bien buena en el películo, quizá por ese papel tan servil y sumiso que le escribieron, casi a la altura de cualquier actriz porno que puedas encontrarte por ahí... Tu pide por esa boquita de piñón, Iton Man, que yo obedeceré sin pensar... En fin, que me parto...

En cuanto a R2D2, bueno, siempre podría darse de achuchones con el roboextintor de Iron Man, los dos son muy graciosos y seguro que Cortocircuito se pondría muy celoso viéndolos pasear en plan zalamero.

Joder, los domingos son un asco...

child in time -

Ayer volví a ver Ironman. Ahora sin ir fumado, claro, para quedarme con la copla. Cierto es que a la película no le falta el toque pro americano correspondiente, pero volvió a gustarme. Por cierto, Ironman sería un candidato perfecto para follarse al C3PO. Todo un macho al cual R2D2 no le llegaría ni a las suelas. Bueno en su caso a las plataformas.

danzante -

:) A mí me atrajo la cubierta negra y las páginas lisas en blanco. Soy muy de blanco y negro, me parecen colores extremadamente elegantes. La historia legendaria o el halo manierista de la moleskine no me atraían en absoluto. En fin, la usaré, porque me ha costado un huevo, pero no descarto que me la termine comiendo.

Un saludo. :)

PD: ¿Cómo es que no había drogas en su organismo? El otro día, sólo pude determinar la esencia de su hiperplasia gracias al güisqui nocturno.

Javier -

Si es que ya le digo yo, Sr. Yume, que el Armando éste es menudo pájaro, de cortar pelandros nada, pero de lo que le interesa, vaya si sabe...

Saludo!


PD: Sé que le debo postio cinefágico, estoy en ello...

kuroi_yume -

perdón, aquí: http://yumekuroi.blogspot.com/2007/05/edicin-remasterizada-la-leyenda-urbana.html

kuroi_yume -

en algo no se equivoca. C3PO, sea gay o no, calza un templo dorado importante...

Aquí

Javier -

Kata, eso te quería oír decir, mendiós!... Enhorabuena por esos diez años, joder.

Francata, celebro su mandíbula batiente y dislocada, a ver si nos tomamos unas birras en una de éstas, que debe ir ya para seis meses que no nos vemos el jeto.

Inmerecidos abrazos para ambos.

francotirador -

en una palabra: queeeeeeeeeee?
jajajajajajaja!!!

katakrek -

Jajajaja, ni que te importara ;)

Los otros me gustan, pero con este me he partido el hojaldre bien roto... Eso quería decir...

Otro abrazo inmeredico.

Javier -

Puto Gordo Cabrón Hijo de Mil Celestinas... Quiere eso decir que los otros te parecen mierda?!

Abrazo! -aunque no te lo mereces.

katakrek -

El tio del traje no será aquél que va contando por ahí éso de Bueeeeeeeeeen comer... Bueeeeeeeeeeeeen beber...???

Por cierto, este me ha gustado.

Un abrazo.

Javier -

Cuvric, me saca una vez más de juego y evidencia mi estalentá ignorancia, no sé de quién coño me habla, recuerde que soy nocturna que no come televisión...

Para mí las bandas de albanokosovares significan grupos folklóricos de baile y cante y trajes de colores confeccionados con hilo basto y de mala calidad...

Quinj, celebro su vuelta en estado sobrio y sólido y sin hielo, sobre R2D2, ya lo habrá visto, se me adelantó en la respuesta El Hombre a Una Pústula Radiactiva Pegado, que es doctorado en la materia, todo el que haya leído más de dos de sus Crónicas de la Bubonidad lo sabe...

PustulMan, su capacidad para la reinvención nomenclatera me deja perplejo, vive Dios que cada comentario me cuesta más reconocerle tras la máscara, mendiós!

Por otro lado, como otrora infantil conejillo de indias de peluquero para locos, créame que escribo desde la alopecia que produce el conocimiento de causa.

Saludos para todos y para todas las poquísimas que tienen los arrestos de venir, ver y leer, aunque luego nunca comenten... Gotchka!

Javier -

Antes que nada quiero agradecer a mi amigo WosWis la anécdota, atención, "verídica", de este absurdo chufflo, y que tan amablemente me cedió para que yo la sometiera a posterior dramatización -y chufflación-. A Cuvric le agradezco, también, él lo sabe, la conseguídisima segunda onomatopeya...

Qué pasaje fue real y cuál malsana imaginación por mis partes es algo que les toca aventurar a ustedes.

Pruritústulampollabón Mann -

R2D2 es un símbolo fálico todo él, y con trípode por si quedaba alguna duda. Está claro que era C3PO quien se disfrazaba de asistenta sumisa mientras R2D2 se enfundaba en cuero y le daba canela fina.

Pérfidas sus maniobras en el barbero, Javier, aunque comprensibles. También me he sentido tentado muchas veces de acercarme sigiloso al tonsor en cuestión, para darle tremendo susto en el momento en que el filo de la tijera está más cerca de la oreja del cliente.

estifen quinj -

jajaja, cómo me he reído. Qué gran final para tan magnífico relato. Una casa para los okupas, jajaja.

Pd: ¿Significa que si C3PO es gay, R2D2 también lo es?

cuvric -

A mi me da en el hocico que se trataba de aquel ventrílocuo abandonado por sus monigotes, sí hombre, ¿no lo recuerdan de las noticias? El que monologaba con Requesón, el pedófilo sincretista y chafardero; Amunike, el penitente explosivo; y Romina, la hiena de furor uterino e infundada suspicacia.
Parece ser que las criaturas nunca le perdonaron el hecho de que les pusiera casi-casi la misma voz. y es que el tipo era borrachín y de vocación negativa, genéticamente hablando.
Hizo usted bien en poner pies en polvorosa (gran expresión), pues ya se sabe que se necesita una banda mafiosa albanokosovar para enfrentar este tipo de traumas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres