Blogia
tannhauser

De Felinos y Hombres

Las cosas siguen donde estaban, al menos eso dictan las apariencias, que, lejanas a corroborar ese ya bochornoso decir popular, tú lo sabes, las más de las veces pasan que se las pelan sobre la verdad, eso cuando no la impactan directo, dinamitando su epicentro, barriendo toda posibilidad de hiperplasia.

La carta no llega porque nunca fue escrita, apenas un par de intentos fallidos, auténtica carne de papelera; el primero ante un café con leche mañanero, demasiado dormido yo, demasiado caliente él, y en general con poco hilo de tiempo ambos como para dilatarnos en inermes correspondencias; el segundo de madrugada, altas horas alienígenas ya lejanas en el calendario y aún más distantes en el ventrículo superior del cerebro, que es el reloj de alma, etéreo archivero mayor y aún injubilado de la memoria.

Te digo esto, a la par que enrocándome sobre mi indolencia, más que nada por estar notando en mis fueros cero impulsos tendentes hacia cualquier parte, incluso me atrevería a decir más: infinitos negativos, ese no-lugar de muerte inmortal que se nos esconde, por el momento, bajo el epígrafe que precede al epígrafe de los -273 grados. El cero absoluto del hoy será el frío negro de los que vendrán no sabemos cuándo, suponiendo, claro está, ingenuos y exógenos a toda beligerancia, que ése hipotético sea un mañana con tierra y mar y oxígenos por insuflar.

Hasta entonces el marasmo, la atonía inabarcable, sólo rota por el ajetreo de las colas de los gatos, que saben más que tú y que yo, probablemente también más que todos ellos, y por eso mismo permanecen silentes y adormilados, óptimos en el ahorro de energía cuando todo acto o barrunto es inútil; únicamente maullando y haciendo acto de presencia y de prestancia cuando ronronea el estómago o hierve la leche del saco escrotal, ya que las tiranías del estómago y la gónada son aún indisociables de todo absurdo cárnico basado en el carbono.

De todos modos, descuida, cualquier día de estos me levanto con ánimo homicida y no te extrañe que hasta me plante en tu casa con toda una declaración de los hechos de mi puño y letra, el cuchillo ensangrentado, y por supuesto el sello irrebocable, rebasando por muy poco los treinta céntimos, no más. 

Hasta ese entonces, descansa. Yo haré lo propio, acorde con mis porcentajes de cansancio y hastío. Será mañana un mañana sin sorpresas, seguro, ya que tenernos atentos y despiertos en lo venidero supondría una mínima posibilidad de plantar batalla por nuestra parte, y no hay demiurgo que no apueste sobre seguro, apalabrado y encamado bajo cuerda con la Gran Placenta Banca Prostituta del Universo Conocido.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

13 comentarios

Javier -

¿Cuánto suman 2+2?... Siempre he pensado que se trata de una pregunta insidiosa y malpensada, que blogia pide mucho nivel al personal y asi, claro, pasa lo que pasa, que no hay quien comente...

estifen quinj -

No se me hunda usted, que en el estado en que estaba ayer me costó incluso poner el 4 ante la pregunta de: ¿Cuánto suman 2+2?
Así que el texto me pareció una larga fila de palabras encadenadas. He de decir que lo he vuelto a leer y me ha perecido excelente.

Javier -

Danzante, compruebo con ilusión que usted sí que me ha captado... ¿Bebió alcohol en las 24 horas predecentes a la lectura del postio?

Saludo.

Danzante -

En estos días gatunos, me siento más felino que nunca. Será que las mujeres fomentan mi hiperplasia cerebral, nuestra hiperplasia: estas ganas de seguir cultivando la enfermedad y descubriendo la cura [las dos por el precio de una].

Javier -

Pepe, si funciona pégame un toque, que ando copado y como rebosante, tú me entiendes...

Quinj, me derriba usted, este texto está escrito precisamente para ser aprehendido en toda su esencia en estados de semiinconsciencia etílica o psicotropía galopante. No sé qué pensar...

estifen quinj -

Estoy borracho y no he entendido nada, mañana comento.

pepe montero -

-Dinamitar epicentros-. Me lo quedo como fórmula de preligue. Nada de, estudias o trabajas, nada de eso; "oye, nena, me gustaría dinamitarte el epicentro". Lo voy a probar, ya te contaré.

Javier -

PultulHombre, ¿no ve que acentué Sábana -la de Cristo espichado- cuando en realidad quise escribir Sabana -Africana y Mandinga-?, no me venga con latines que me destroza, mendiós!

Yo hace años que vengo diciendo que convivir con gato no es ser amo sino siervo, hasta hace algunos años escribí textuelo al efecto en este mismo lugar...

Por lo demás, sinapsis perturbadas como las suyas, capaces de semejante perla: "una de las imágenes que más me gusta ofrecer a través de mi ventana es la que compongo yo erguido, sosteniendo en brazos al micho cual si de infernal infante se tratare, de modo que cuando desde la calle mira alguna vieja, me levanto la camiseta haciendo como si el bicho mamare ubre masculina. Luego me río a grandes carcajadas y al rato hago de vientre", no sólo me dejan noqueado y sin palabras -¡a mí!-, también me convierten en ferviente seguidor de su psicosis.

Siga así.

Pustulu Uominidi -

Grande la gatunidad. Suscríbolo todo, como siervo que soy de un ser de esta especie. Siervo, sí, y no señor, pues si así fuese iría el gato a trabajar y yo mientras quedaría holgando en casa, molestando a la vecindad con mis estridentes maullidos. Conste que lo hago con gusto, pues tengo natural afecto por toda fiera que tenga la color prieta y fama luciferina, máxime si es además versión miniada y manejable de un depredador temible y brutal como pueda ser la pantera, cuyos zarpazos son argumentos inapelables que ya quisiera yo para mí.
De hecho, una de las imágenes que más me gusta ofrecer a través de mi ventana es la que compongo yo erguido, sosteniendo en brazos al micho cual si de infernal infante se tratare, de modo que cuando desde la calle mira alguna vieja, me levanto la camiseta haciendo como si el bicho mamare ubre masculina. Luego me río a grandes carcajadas y al rato hago de vientre.

Javier -

Francotirador, la gatunidad dominó la Sábana hasta que el Homo Estrozantus descubrió que lanzar plomo a cierta velocidad contra una masa cárnica podía ser mucho más efectivo, y desde luego mucho menos arriesgado para su propia integridad, que servirse de lanzas o lanzarse al garrote cuerpo a cuerpo contra la bestia.

De hecho, si los gatos no son hoy día la cúspide de la cadena trófica es por ser tan codenadamente perros, lo que, a la par de irónico, de deja de tener jodida la gracia, mendiós!

Como solíamos decir en la escuela cuando nos preguntaban una definición de memoria: "¿Qué es el cero absoluto, Sr. Iglesias?"... "Pues, pues... uhm... el... el cero absoluto 'es cuando' te quitan lo bailao, doña profe..."

Y yastá.

francotirador -

completamente de acuerdo con lo de la superioridad gatuna respecto a nosotros.
en cuanto al cero absoluto... por si acaso que me quiten lo bailao.

Javier -

Maese Cuvric, no hace falta salir de territorio nacional para encontrar monstruos equiparables, aunque quizá al "psycho" netamente ibérico le falte "ése" sentido del espectáculo, es de recibo reconocerlo.

Me hace usted subir los colores con lo de "criptoescriba", todo y ser consciente de que tanto forzar la hermenéutica no ha de trabajar sino en mi menoscabo.

Criptosaludo!

cuvric -

Don Javier,ándese con cuidado de evitar que ese día llegue; pero si lo hace, que el sello sea de más alto valor, al menos para llegar, como mínimo, a Amstetten.
Criptoescriba, un hurra por usted!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres