Blogia
tannhauser

Mente Pescatera

Me gustaría estar lo suficientemente ido de mí mismo como para vomitar algo realmente extraño. ¿Qué imagina la gente cuando piensa en la palabra “extraño”? Es más, ¿qué imagina la gente cuando imagina algo “realmente extraño”? ¿Y los que no son gente; que no son turba ordinaria y atrezzo en piel y baba y arrugas humanas? Tipos, que puede haberlos, tal vez, con los que cruzar al menos dos palabras sin que te entren los pujos por tirarlo retrete abajo, a esos me estoy refiriendo, más cercanos a un ideal de ánima útil y servible que el resto de transeúntes vitales. ¿Qué entiende un alguien así por “extraño”? ¿Es su concepto de “realmente extraño” similar a mi concepto de “realmente extraño”? ¿Es acaso superior? Y de ser así… ¿Se lo puedo mangar?

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

Javier -

Estimado Hombre Sin Ano, sus mayúsculas y exabruptos me motivan aún más para querer seguir viniendo aquí a poner algo más que fotografías y vídeos cochinos.

Es usted todo un precursor... aunque doy por supuesto que ya lo sabe.

Saludo.

EL HOMBRE SIN ANO -

QUERIDO JAVIER, PORQUE TE EMPEÑAS EN HACERNOS PENSAR, ¿NO PODRIAS LIMITARTE A COLGAR UNA FOTO O UN VIDEO CON VARIOS PARES DE BUENAS TETAS, COMO HACEN EN LA MITAD DE LOS BLOGS??

ERES UN CABRONAZO...

EL HOMBRE SIN ANO

Javier -

No pensaba yo que semejante texto daría para tanto comentario, lo que son las cosas. Lo mío iba por la máquina de imaginar rotundas absurdidades de la mente, algo así como el modo David Lynch de pensamiento. ¿Es expropiable? Meditaré sobre ello.

Saludos a todos.

Child in time -

Para mí el mundo es como es en general, normal. Y dentro de lo normal estoy yo, quita o pon un para de anomalías, pero a fin de cuentas normal. Hasta ahí bien. Pero yo me pregunto con respecto al tipejo o tipeja de la foto. Si para ése bicho los demás somos extraños, es decir los normales, verdaderamente el mundo para él debe ser la cosa más extraña del mundo (y valga la rebuznancia)

estifen quinj -

Creo que alguien sin ninguna extrañeza es un ser insignificante, todos deberíamos tener al menos una. Otra cosa aparte es el ser extraño en su acepción más despectiva. Ahí sí que cada cual barre para casa, o mejor dicho para fuera.

katakrek -

Conociéndote, lo extraño sería que coincidieran los conceptos...

Un abrazo,

engelson -

un tema muy profundo el de mangar extrañezas ajenas, has hecho muy bien el poner esa foto como ejemplo gráfico, ¿qué cojones pasará por su cerebro?, ¿será su sonrisa estándar?, ¿es él o ella?

Hombre Pústul -

Misión titánica esa de atrapar un significado tan retorcido y viscoso, que además en cada cabeza se esconde por grietas diferentes. Por suerte nos das una sugerente foto de quien a todas luces conoce su paradero, foto que procedo a imprimir y pegar con celo en la guantera de mi coche, así si me cruzo con él no se me escapa.

cuvric -

Con la seguridad de quedar como un redomado imbécil, lanzo mi estulto comentario... ¿Extraño? ¡¿extraño?¡ Extraño es el año de más que se nos otorga para, no sé, escribir nuestro testamento, ajustar alguna o cuenta o, simplemente, aprender a hacer una paella como es debido. La cuestión es darse cuenta de cuando se está en el año extra, eso es lo jodido.

Credo quia absurdum!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres