Blogia
tannhauser

Copado y rebanado

Bien, en lo que a escritura respecta hace ya semanas que el vaso no llega a ni medio vacío, eso salta a la vista. Pocas ideas. Malas ideas. Ganas, las justas. Y además hoy tengo uno de ésos dolores de cabeza: un migrañazo verdaderamente rebanador.

A pesar de todo, un día extraño el de ayer. La cabeza a revantar de demasiado pensamiento. Quizá por eso hoy me duele tanto la pijotera: demasiado pensamiento y poco cerebro para gestionarlo; acaba uno copado. ¿Cómo fue aquello que me preguntaste ayer, Paula?... "Qué crees que hay después de la Muerte" ¿Y qué podía contestar yo? Lo que casi siempre: nada, es decir, silencio, contesté con silencio... El mundo es para los vivos y lo de después queda para la muerte. Y entre medio nosotros, los morituri, es decir, preguntas seguidas de silencio...

Así que como ni hay mucho que decir ni tengo la cabeza como para decirlo si es que hubiere, me conformaré con dejar hablar a un añejo Schreck sobre lo de después, y mientras él toma la palabra yo me marcho a la cama, a ver si condigo dormir algo... confío que no eternamente.

Un abrazo.

 

_______

God?

 

Ya estoy aquí. Un día más.
Nada nuevo bajo el sol. Y ahora que le echo un vistazo a la noche, nada tampoco bajo la luna.
Un día más en definitiva. Sumado y restado, a tu vida y a tu muerte. Ya va quedando menos...
Sea como fuere, tienes que cuadrar caja antes de las doce te salgan o no las cuentas. No hay escapatoria; el día siguiente no va a concederte un respiro.
A mí hace tiempo que no me salen, aunque eso es normal, los números siempre lo tuvieron fácil conmigo, me han podido toda la vida, los abusones, y bien que se han ensañado con mi pobre cerebrito amatemático. La Divina Providencia no fue generosa con mis circunvoluciones. Me lanzó al arroyo armado con tal solo un puñado de pobres metáforas.
Estoy seguro, cuando sea que se acaben mis días, estaré allí, en pleno Juicio Final, y vendrá Dios, todo niebla y máscara cobarde y como naúsea de inexistir, y me hará la pregunta: Raíz cuadrada de 3700... Y en ese instante habré pisado mierda, como de costumbre, como toda mi puñetera vida, ¡y aún después de mis puñeteros días!
"Raíz de 3700 no, pero... pero... mireusté... si quiere le suelto unos versicos aquí mismo..."
’Tu barro en mi Carne,
mi Dolor en tu cruz;
mis hilos de acero,
como guadaña en cuello;
los tuyos de luz
tal que susurro en el cielo...
marioneta bajo Marioneta
aire sobre Aire...’
Y acto seguido me mandará al Infierno de una Divina patada en mi insolente culo.
Porque no os engañéis, de eso es lo que están llenos los Fuegos Eternos; poetas, filósofos, cínicos, cuestionadores de toda ralea; gente que dijo ¡Ey! tú... "No existes"... o "Has muerto"... o "No te creas que te creo"... o directamente, "¡Pedazo de Cabrón!".
Los jacuzzis del Paraíso, en cambio, están a rebosar de matemáticos e ingenieros. ¡Ah!, y también de presentadores de televisión, ésos camellos... Esos sí que saben lo que es luchar en vida por La Causa...
En fin, que se me va la olla...
¡¡¡Aceite de Oliva!!! Es verdad. ¡Qué gran invento! Rico rico de verdad. Acabo de cenarme una buena ensaladota y le he metido un buen meneo a la botella de aceite de oliva, un puñaete de sal, y listos: a jalar...
Le pueden dar mucho por saco a Dios y a sus jacuzzis llenos de acomodaticias calculadoras respirantes... Yo tengo el aceite de oliva.
Quiero decir que yo estoy aquí, ¿no?... ¿Dónde estás tú?
Quiero decir, ¿acaso te has dignado vez alguna a bajar aquí y probar este maldito aceite de oliva virgen extra? ¿Saber como sabe? Todo y lo que sabes -o se supone que sabes-. Sí, calla calla. Silencio. Eso sí se te da bien...
De modo que sí, aquí estoy, un día más. Aquí me tienes, cada segundo más cerca, más al alcance, porque no me salen las putas cuentas, y porque me están ganando para sí la atonía y la vileza. Me tienes, me tienes. Lo sabes. Lo sé...
Pero aquí estoy de momento, bajo un sol y una luna que no ofrecen nada nuevo, cierto es, pero quedándome el aceite de oliva y el vinacho malo.
Y las mujeres de bonita sonrisa, lejanas, es verdad, pero tan condenadamente bonitas.
Y también me quedan las malditas metáforas.
¿Y qué te queda a ti?
Venga, ya puedes empezar a sumar...
______

 

 

 

Firmado por Shreck tiempo ha...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

paula -

Despues de la muerte... espero que nada, no quiero ser un fantasma e ir asustando a la gente.
Antes de la muerte? Sueño, mucho sueño, todo se nubla.

wave -

Hace muxo que no te veo... :(
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres