Blogia
tannhauser

¡Censurad esto!

Bastante jodido últimamante y de ahí el silencio. Ya sabéis aquello que se dice, unas veces se gana y otras se pierde, pero es una de tantas patrañas: cuantos más años a este lado de la vida más veces pierdes, y cosas cada vez más fundamentales. Matemática elemental.

De nuevo aquí, escribiendo desde una cafetería. Tengo una libreta repleta de mañanas empezadas desde cafeterías no muy diferentes de ésta, aunque sólo un par o tres de ellas las he traído aquí, principalmente por pereza. Un palo terrible transcribir. Y luego está la cuestión del desfase horario, cosas que te parecían ingeniosas cinco o seis horas atrás han perdido audacia y brillo para cuando te pones ante el teclado; languidecieron como rosas sin agua. Y esa es una de las razones por las que no llevo diarios. ¿Cómo demonios se lo monta Trapiello? Si me da por releer lo escrito la mayor parte me parece basura, termino por arrancar las páginas.

Debería estar muy cabreado por lo ocurrido, ¿no? Debería. Pero es lo único bueno que tienen las noches de hospital, los techos de las salas de urgencias, el lento desangrarse del Nolotil desde el gotero a tu vena agujereada. Te ayuda a relativilizarlo un poco todo. O mejor dicho, más fácil que todo te importe una mierda. Sobre todo cuando apenas tienes 20 años y se supone que deberías andar por ahí emborrachándote, rompiendo botellas en la cabeza de alguien, haciéndote detener... Un quirófano es un Gran Agujero Negro, un antiguo sol muerto; una vez entras en su campo de atracción estás jodido. No importa lo joven que seas, antes o después volverás, y cuanto más seguido vuelvas más estrechas se volverán tus recaídas. Así hasta que salgas definitivamente, sí, para no volver, muertos los ojos, los pies por delante.

Tengo 29 años y en los últimos 10 he pisado el quirófano cinco veces, hospitalizado seis. Figuraos las ganas que me quedan de reciclar basura, por ejemplo. O de hacerme de una ONG. No sé si me explico... ¿Como decís? ¿"Amargado egoísta"? Joder, por supuesto que lo soy. Me lo he ganado a pulso. A base de partes médicos, todos juntos, uno encima del otro, engordando una carpeta hasta sus topes.

De modo que ya no queda nada, podéis quedároslo todo, que os aproveche. Salvo la literatura, lo único que me sirve. Al menos ahora. Al menos a mí. Me salva el poco pellejo que todavía no me duele. El día que deje de hacerlo creo que me quitaré de enmedio. Este mundo ya soporta demasiado peso. 

Así que intentas alejarte de la palabra un tiempo porque sabes que te estás matando, que cada vez que coges la pluma lo haces, no sólo para escribir, también para cortarte las venas un poco más con cada línea. Dejas de escribir. ¿Y luego qué? El vacío... De modo que vuelves a las andadas. Vuelves aquí. Enfermo, dogrado y cabreado. Hasta que el cuerpo aguante. Lo de después ya no será mi problema.

¿Por dónde iba? ¡Ah, sí! Empecé a escribir pensando en poner a caer de un burro a los mentecatos que hace nada me censuraron un poema por el mero hecho de estar escrito en castellano. O mejor expresado: por cometer el pecado de no estar escrito en catalán. A los dos días de estar expuesto lo quitaron de la circulación. Y ya me podéis dar todas las explicaciones que queráis, todas las excusas. Inventaros mil subterfugios. Ambos sabemos los verdaderos motivos. Así que supongo que podría deciros que sois todos unos hijos de puta sin moral y sin el menor sentido de la vergüenza. Pero no. Porque me dais pena. Porque antes que por vuestra bocaza habláis por vuestros actos..., y, la verdad, dejáis tanto que desear...

Lleváis toda mi vida intentando lavarme el cerebro, imponerme lo que nunca he sentido como propio,  convencerme de que soy un catalán de segunda porque hablo y escribo en castellano. Me habéis ninguneado todo lo que habéis podido y más, ya desde pequeño, desde la escuela, y aun ahora lo seguís probando. Y continuaréis, sin duda, porque así sois los cabezas cuadradas. Y pese a todo no consiguiréis nada. Porque os habéis convertido en la misma mierda que os oprimió y persiguió durante tantos años. Utilizáis sus mismos métodos...

Y como yo cuántos... Cuántos que hemos nacido aquí y aquí hemos desarrollado nuestras vidas, vertido el sudor de nuestra frente, trabajando, tantas veces deslomándonos. Y aun así nos miráis por encima del hombro porque no pedimos la hora como a vosotros os gustaría. No tenéis la más mínima idea de lo patético que resulta. ¿Acaso pensáis que vuestra justicia proviene de más alto? Cuanto más censuréis más orgullosos estaremos de reafirmarnos en la que es nuestra lengua. Nuestra verdadera patria, más allá de vuestros estúpidos politiqueos. ¡A la mierda España!, ¿me entendéis?... ¡A la mierda Catalunya!, ¿me entendéis?... Soy lo que hablo y lo que hablo es castellano... Apuesto a que el poema llega a estar en árabe y hasta lo enmarcáis y todo... Vosotros sois así. Todos. Aquí y en Madrid. En eso sí que nada os diferencia. El odio cainita.

Y lo peor -para vosotros, ojo, no para mí, que a mí me la suda no sabéis cuánto- es que tenéis la batalla perdida desde hace años. Que vuestro querido catalán apesta ya a cadáver. Porque lo que no consiguió el franquismo lo conseguirá la inmigración, ese fenómeno imparable. No será un asesinato político, ya os gustaría..., poderos hacer los mártires de nuevo.

No. Será un proceso natural. Lento y doloroso. Invasivo como un virus. Terminal como un cáncer.

A todos los que os hayáis dado por aludidos sólo me queda por deciros lo siguiente:

Que os jodan.

 

 

 

¡Censurad esto!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

kuroi_yume -

joder, lo siento tanto...

Ana Pérez Cañamares -

Qué pena que la cultura y el arte estén en manos de políticastros y mercaderes...
Cuídate, Javier, y que te pongas bueno.
Un abrazo,
Ana

M.A Berrakus -

Joder tío, menuda cabronada.
Me posiciono igual que Jaume. Soy catalán (bueno, al menos nací y llevo toda mi vida en Catalunya) y hablo los dos idiomas indistintamente y sin preocuparme por gilipolleces de identidad nacional.
Si el motivo de la censura era el idioma pues que les vayan dando bien por culo a los de la organización. La verdad es que no sé de qué va la cosa, ¿era un concurso o algo así?
Lo que está claro es que el poema es bueno y el arte no debería entender de fronteras y localismos rancios.
¿Vuelves a estar jodido de la espalda? Pues nada, ánimo y a recuperarse.
Un abrazo.
PD: quiero esa camiseta de Eraserhead y lo sabes.

Jaume -

Joer tío, un tiempo sin verte, y ahora comprendo porque, y más después de haberte visto.

La verdad, es que lamento tu estado de salud, és lo primordial, con ella, puedes hacer practicamente cualquier cosa.

A parte de esto, me jode mucho lo que te han hecho, y entiendo perfectamente tu ofuscación!

La verdad odío que se hayan censurado, y más habiendo sido tu quien preguntó como lo preferían!

Soy catalán, y hablo habitualmente en catalán, amo mi lengua, pero uso más de una.
Mi blog es en castellano, al igual que el tuyo, porque puedo llegar a mucha más gente, y me experso en ambas lenguas sin problemas.

Pero me jode al igual que a ti la censura, pues daña solo a la cultura, que no entiende de idiomas.

JODIDOS FACHAS!

pauli -

Me sabe mal lo ocurrido pero por otro lado, quiero felicitarte por lo otro. Esta misma tarde iré a la liberria a comprar, lástima que no vaya a ser el ejemplar firmado.
cuidate, besotes

Jesús Alonso -

Javier, te deseo salud para vivir, para escribir y para denunciar. Un abrazo.

J. P. Bango -

Sigue escribiendo, camarada, en el idioma que te identifique y para el público que quiera leerte... Pero escribe. No hay mejor modo de reinventarse en este mundanal absurdo y cínico.

Y cúrate, que es lo primero.

Un saludo cinéfilo.

laveron -

Estoy muy lejos para entenderlo. Parece mentira, pero desde este lado del Atlántico sur, se mira a España con una devoción y un sentido de "civilidad". Con el tiempo, habiendo "blogueado" con muchos de uds. me doy cuenta que tenemos bastante mistificados a los españoles. Por este lado son como una especie de milagro resurgido de las cenizas franquistas. Unidos a excepción de la ETA y esos pequeños desastres. Pero no, cuando ahondo en lecturas como estas me doy cuenta que hay grietas de todo tipo y que la España que yo sueño son muchas, algunas muy encontradas.
Javi...un gran beso!. Hace tiempo que no paso por acá.
laura

Aura -

No estamos aquí para preocuparnos por las mentes estrechas, yo hace años que hago lo que da la real gana. Es muy liberador.

El que me preocupas eres tú. ¿Cómo estás? ¿Cómo te encuentras? Espero que mejor...

Un saludo.

Woswis -

El daño que hacen las banderas... Y la escasez de medicamentos que hay para evitarlo.

Samuel -

Me he dado por aludido... pero para bien esta vez.

Sabes que apoyo que escribas, porque es tu forma de vivir... No se me antoja crueldad más incomprensible, que tachar de algo a alguien por la lengua o la patria, y tú lo sabes.

Por mí se pueden ir todos a la mierda, porque cuando hablan de fronteras, nada más que se refieren a las que pueblan su mente.

child in time -

Estoy contigo ¡A la Mierda las patrias! Yo soy gallego y como tal los gallegos nacemos en cualquier lugar del mundo y hablamos todas las lenguas posibles. Pero sólo hay una prioritaria ante todas: no hay como follar y susurrar versos sin erre al oído. Me kago en la puta madre de las fronteras. Ahora bien, amigo Javier, no creo que éstos, los de siempre, tengan la batalla perdida. La batalla siempre ha estado ahí. El idioma catalán no es más que una absurda excusa de esos miserables y pequeños dioses.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres